Nacionales, Reportes

Encovi 2016: 93,3% de los venezolanos no les alcanza el dinero para su alimentación

De acuerdo con la Encuesta Condiciones de Vida 2016 (Encovi) elaborada por la Universidad Simón Bolívar, Universidad Central de Venezuela y Universidad Católica Andrés Bello, junto a un grupo de ONG, a 93,3% de los venezolanos no les alcanza el dinero para cubrir sus necesidades alimentarias.
De allí se explica que las grasas buenas hayan prácticamente desaparecido de la dieta diaria, que las meriendas sean prácticamente inexistentes en ésta, que solo 78,1% de los encuestados desayune todos los días, y que 9,6 millones de personas (32,5% de la población) coma apenas dos veces al día.
Aunado a lo anterior, 74,3% de la población ha perdido al menos 8,7 kilos de peso de forma no controlada en el último año.
Martiza Landaeta coordinadora de investigación y docencia en Fundación Bengoa destacó que la Encovi también arrojó datos clave sobre la forma en la que el venezolano se estaban alimentando. El alto costo de los productos, aunado al desabastecimiento, ubicó a las hortalizas y tubérculos como los sustitutos de las carnes, el pollo y el pescado. Para los más pobres, la ingesta está regida por los carbohidratos, mientras que las proteínas apenas ocupan 30% de su dieta.
Las cifras que explican la disminución de la masa corporal actual del venezolano también se soportan en un hecho clave. En apenas un año, la pobreza de ingresos pasó de 73% a 81,8%, algo que incidió directamente en la caída del consumo. Según la encuesta, la pobreza reciente continúa como el estrato más grande de la pobreza total. Sin embargo, en ese mismo período, la pobreza crónica aumentó de a 33,3% de la población, alcanzó ahora a 38%.
Ante las cifras presentadas, Landaeta asegura que el tema de la alimentación de los ciudadanos requiere de una atención urgente por parte del Estado. “Se nos están muriendo niños, adolescentes, madres y ancianos”, indicó poco después de señalar que, según el estudio, la desnutrición había aparecido por primera vez como una enfermedad asociada con la alimentación.
Además, la Encovi midió el rezago escolar. Llama la atención las razones mencionadas por los entrevistados para justificar las faltas de clases de los estudiantes. 65% de los consultados admitieron que los estudiantes del hogar dejaban de asistir a la escuela por motivos relacionados con los servicios públicos y el hambre.
El estudio apuntó que 30% de los alumnos deja de ir a clases por problemas de agua en su casa o en su plantel. 10% de los encuestados indicó que la falta de comida en casa o en la institución educativa era la razón de su inasistencia.
Quienes se ampararon en este último argumento pertenecen al quintil más pobre de la población. Allí, la mitad señaló que dejaba de asistir a clases por no tener comida en casa.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *