Nacionales, Reportes

Los modus operandi | 15 patrones de actuación criminal del Sebin

Sebin

Entre los patrones de actuación del Sebin identificados en el informe de la misión de la ONU destacan torturas, tratos crueles e inhumanos, agresiones sexuales y muertes de detenidos bajo su custodia

Reporte Proiuris

Erick S. González Caldea

El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) es el principal órgano ejecutor de la represión selectiva, según la Misión de Internacional Independiente de Determinación de Hechos sobre la República Bolivariana de Venezuela.

Investigación de Hechos de las Naciones Unidas, El Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin)este cuerpo de seguridad es el principal victimario en los casos de persecución, amedrentamiento y torturas en el país.

A partir del análisis del informe de la misión de la ONU publicado este 16 de septiembre, en el contexto del 45° Períodode Sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Proiuris precisa 15 patrones de actuación del Sebin que apuntan a la comisión de crímenes de lesa humanidad.

La misión de la ONU documento 33 casos en los cuales funcionarios del Sebin habrían cometido excesos proscritos en el ordenamiento jurídico venezolano y en tratados internacionales como la Convención de las Naciones Unidas Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

1. Represión selectiva contra civiles

Las actuaciones del Sebin estuvieron concentradas en representantes de la oposición al gobierno de Nicolás Maduro, pero también a periodistas, blogueros y a cualquier ciudadano o ciudadana que se manifieste en contra del oficialismo.

“Los servicios de inteligencia del Estado desempeñan un papel integral en la represión selectiva de los disidentes: SEBIN (en el caso de civiles) y DGCIM (en el caso de militares). Los servicios de inteligencia se encargan de realizar las primeras investigaciones sobre los posibles delitos cometidos por los disidentes objeto de la represión, de detenerlos, interrogarlos y encarcelarlos”, se lee en el informe.

2. Investigación previa y secreta  

Los funcionarios del Sebin realizan investigación previa de cada víctima de persecución por razones políticas, lo cual incluye la vigilancia de sus actividades y la de sus familiares durante días o semanas, así como la interceptación de sus comunicaciones privadas sin órdenes judiciales.

También puedes leer: Misión de la ONU: Maduro y sus ministros ordenaron o contribuyeron con crímenes de lesa humanidad (Claves)

Son pocos los casos en las personas perseguidas son informadas sobre estas investigaciones. Generalmente se enteran al ser detenidos arbitrariamente.

“Según las actas de investigación penal realizadas por el Sebin y revisadas por la Misión, el servicio de inteligencia llevó a cabo la mayoría de los arrestos contra personas predeterminadas, a menudo tras un período de vigilancia e investigación”, sostiene el informe.

3. Maduro y Cabello dan las órdenes

La Misión de Investigación determinó, a través de entrevistas con exfuncionarios del Sebin, que las personas objeto de persecución fueron seleccionados directamente por Nicolás Maduro junto con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello. Ambos le habrían ordenado directamente al director del Sebin que ejecutara las detenciones arbitrarias.

“Según un ex funcionario del Sebin entrevistado por la Misión, las órdenes  que determinaban los objetivos de la investigación provenían del presidente Maduro y de Diosdado Cabello, a través del director general del  Sebin. El director general transmitió instrucciones a las direcciones operativas”, señala el informe.

4. Detenciones arbitrarias

Las víctimas de persecución política son arrestadas sin órdenes debidamente emitidas por jueces competentes. Además, se suele invocar la presunta comisión flagrante de delito.

El patrón de arrestos de las víctimas del Sebin revela que los funcionarios de la policía política cometen activamente detenciones arbitrarias. La figura jurídica de la flagrancia es usada como justificación de sus acciones. La fuerza física es empleada durante la detención y las víctimas no son informadas sobre los cargos o la razón de la detención.

“La Misión ha identificado un patrón según el cual los funcionarios del Sebin utilizaron la figura en flagrancia como base para realizar detenciones arbitrarias; y tiene motivos razonables para creer que la práctica fue sistemática. Numerosos disidentes políticos presuntamente fueron detenidos en flagrancia a pesar de que no había delitos en curso, ni que se haya cometido en momentos antes”, dice el informe.

5. Con los rostros cubiertos

Al momento de practicar detenciones arbitrarias los funcionarios del Sebin no se identifican como tales. Usan capuchas o máscaras para ocultarse y solo visten ropa negra o su uniforme gris oscuro. Ello dificulta la posibilidad de establecer responsabilidades individuales por eventuales excesos en los procedimientos

“En la mayoría de los casos, el Sebin fue la única autoridad de arresto, aunque ocasionalmente fueron acompañados por miembros de otras fuerzas armadas de seguridad, principalmente de la GNB o la PNB/FAES”, se lee en el informe.

6. «Siembra» de pruebas incriminatorias

La misión de la ONU determinó que los funcionarios del Sebin «siembran» evidencias incriminatorias a las víctimas de detenciones arbitrarias.

“En varios casos investigados por la Misión, víctimas o testigos alegaron que funcionarios del SEBIN habían encubierto o falsificado información, incluida la siembra de elementos para justificar la detención e incriminar a las víctimas, especialmente armas de fuego”, sostiene el informe.

7. Acusación en cadena nacional

Una vez que las víctimas son detenidas por el Sebin, los altos mandos del gobierno realizan imputaciones y acusaciones en cadena nacional; aun antes de que los detenidos fueran presentados ante un tribunal y un juez convalidara las imputaciones que formula el Ministerio Público, siempre en respaldo del hostigamiento a las víctimas ordenado por Maduro y altos funcionarios públicos. De esta manera, se viola el principio de presunción de inocencia.  

“Un patrón común que apareció en casi todos los casos investigados fue que altos funcionarios del Gobierno, incluidos el presidente Maduro, Diosdado Cabello y Tarek El  Aissami, así como el fiscal general Tarek William Saab, hicieron declaraciones públicas en referencia a las detenciones, ya sea poco antes o poco después de que se produjeran, y comentaron sobre la responsabilidad penal de los y las imputados”, dice el informe.

8. Desaparición forzada durante la detención

Tras las detenciones arbitrarias, los funcionarios del Sebin acostumbran a desaparecer a sus víctimas por horas o semanas, indica el informe. No informan sobre el sitio de reclusión, ni permiten las visitas de sus familiares hasta que los detenidos son presentados ante los tribunales.

La misión de la ONU determinó que la práctica de las desapariciones forzadas es generalizada y sistemática en todos los casos documentados.

“La Misión tiene motivos razonables para creer que algunos opositores o disidentes políticos y personas vinculadas a ellos han sido objeto de desaparición forzada a corto plazo durante el período que se examina…”

9. Graban «confesiones» forzadas

Otra de las prácticas de los funcionarios del Sebin es obligar a las víctimas a hacer declaraciones para “demostrar” su culpabilidad de los hechos de los cuales son imputados. En algunos casos, estas grabaciones son difundidas públicamente por altos mandos del Gobierno.

En el informe se especifican que en algunos casos este tipo de declaraciones forzadas se realizaron bajo amenazas, e incluso bajo efectos de estupefacientes.

“Las declaraciones se solían grabar en audio o vídeo y algunas se retransmitían posteriormente por televisión. En varios casos, funcionarios del SEBIN hicieron que personas detenidas grabaran un audio o un vídeo de WhatsApp varias veces hasta que el agente quedó satisfecho con la declaración…”, especifica el informe.

10. Centros de detención y tortura: ‘La Tumba’ y El Helicoide

Las principales sedes del Sebin en Caracas, específicamente en plaza Venezuela y en El Helicoide, se convirtieron en centros de detención y tortura, indica el informe de la misión de la ONU..

‘La Tumba’, en la sede de Plaza Venezuela, es usada para la aplicación de torturas psicológicas. Las víctimas son encerradas en celdas permanente iluminadas con luz blanca, con paredes blancas y sin contacto físico con otras personas, se precisa en el documento.

En El Helicoide las torturas son mayoritariamente físicas, dterminó la misión de la ONU. Las condiciones dentro de las celdas son paupérrimas; los funcionarios policiales usan esto también como una forma de castigo, se precisa.  

“Las detenciones tienen lugar principalmente en las respectivas sedes de los servicios de inteligencia en Caracas, fuera del ámbito del sistema penitenciario”, señala el informe.

11. La tortura como práctica sistemática y generalizada

La tortura, así como los tratos crueles, inhumanos o degradantes son una práctica habitualen los centros de reclusión del Sebinolítica y cultura dentro de las instalaciones del Sebin. La Misión de Investigación documentó y verificó las denuncias de torturas cometidas dentro de las instalaciones de la policía política. Calificó estos actos como sistemáticos y generalizados.

“La Misión investigó 13 casos en los que funcionarios del Sebin torturaron o sometieron a personas detenidas a tratos o penas crueles, inhumanos y degradantes. Las torturas y los malos tratos se llevaron a cabo generalmente durante los primeros días de la detención, antes de la audiencia de presentación, y mientras la persona detenida permanecía incomunicada”, se lee en el informe.

También puedes leer: Alta Comisionada Bachelet: deben continuar con la liberación de los presos políticos

En el informe de la misión de la ONU se enumeran las modalidades de tortura aplicadas por funcionarios del Sebin:

  1. Posiciones de estrés llamadas «la crucifixión” (brazos extendidos y esposados a tubos o rejas) y “el pulpo” (un cinturón de metal con cadenas para inmovilizar las muñecas y los tobillos).
  2.  Asfixia con bolsas de plástico, sustancias químicas o un balde de agua.
  3. Golpes, a veces con un palo u otro objeto contundente.
  4. Descargas eléctricas en los genitales u otras partes del cuerpo.
  5. Amenazas de muerte o amenazas de violencia adicional.
  6. Amenazas de violación sexual contra la víctima y/o sus familiares.
  7. Tortura psicológica, incluyendo privación sensorial, iluminación constante y frío extremo. 
  8. Desnudez forzada, incluso en habitaciones mantenidas a temperaturas extremadamente bajas.

La misión de la ONU asegura que Nicolás Maduro decidía quién era torturado o no, según las declaraciones del ex director del Sebin Christopher Figuera.

12. Violencia sexual contra mujeres y otro tipos de violencia de género

La misión de la ONU identificó patrones de violencia sexual y basada en el género contra las detenidas.

Se documentaron casos de violación contra los y las detenidas; además, se reportó que a varias víctimas las forzaron a prestar servicios sexuales a los funcionarios que las custodiaban.

“Cinco mujeres testigos dijeron a la Misión que funcionarios del Sebin involucraron a detenidas en actos sexuales a cambio de bienes y privilegios. Esas testigos dijeron a la Misión que los guardias dejaban que las detenidas salieran de sus celdas para ser sus “novias”, generalmente, durante la noche. Cuatro testigos, cada uno entrevistado por separado, acusaron a funcionarios del Sebin de llevar a presuntas trabajadoras sexuales al centro de detención, así como de pagar a detenidas por actos sexuales”, sostiene el informe.

13. Desacato de órdenes de excarcelación

Otro de las actuaciones recurrentes de los funcionarios del Sebin documentada por la misión de la ONU es el desacato de las órdenes de excarcelación emitidas por los Tribunales en favor de las víctimas.

La Misión detalló que otra forma de obstaculizar el proceso penal fue no trasladar a los detenidos a los tribunales, a efectos de las audiencias correspondientes. También es frecuente la prohibición de visitas de sus familiares y abogados durante el periodo de detención.

«A ninguna de las personas detenidas (…) se le permitió recibir visitas de familiares o abogados/as durante sus cuatro meses en El Helicoide. Guardias del Sebin y las otras detenidas dijeron (…) que las visitas sólo se permitían después de unos seis meses», revela el documento.

14. Hacinamiento e insalubridad extremas

Las condiciones de reclusión de las víctimas de persecución política constituyen tratos crueles, inhumanos o degradantes, según la misión de la ONU.

Ninguna de las celdas descritas por los informantes de la misión de la ONU tenía acceso a agua potable o servicio de baño. Los detenidos tenían que hacer sus necesidades fisiológicas en el piso, sobre hojas de periódicos o en envases plásticos que luego usaban para comer, por obligación de los funcionarios.

Además, los funcionarios usaron diferentes tipos de vejaciones contra los detenidos como usar las celdas para orinar.

15. Muertes bajo custodia policial 

Al menos dos personas murieron bajo la custodia del Sebin: el concejal Fernando Albán y el piloto retirado acusado de conspirar contra el gobierno de Nicolás Maduro Rodolfo González. Para la misión de la ONU ambas muertes son responsabilidad del Estado.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *