Colombia

Migración venezolana no influye en incremento de delincuencia en la región

Venezolanos no influyen en incremento de delincuencia en la región

Una investigación en Washington concluyó que los migrantes venezolanos no conducen al incremento de la delincuencia en la población de Perú, Chile y Colombia

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

«La presencia de migrantes venezolanos no está generando un aumento de la delincuencia en la región». Esa fue la conclusión llevada a cabo por los centros de estudios Migration Policy Institute (MPI) y Brookings Institution, con sede en Washington.

“La migración en masa ciertamente presenta un desafió para las sociedades receptoras, pero al menos en estos casos, una gran ola de crímenes no es uno de ellos”, agregaron.

El estudio se realizó con datos de los tres países que albergan la mayor cantidad de venezolanos: Perú, Chile y Colombia.

Los investigadores apuntan que en Perú y Chile los migrantes venezolanos cometen delitos en niveles sustancialmente más bajos en proporción a las poblaciones locales.

En el último país señalan que los venezolanos cometen delitos violentos a una tasa proporcional menor. Su participación es relacionada con delitos no violentos.

Lea también: Ley migratoria de Colombia debe garantizar inclusión social, económica y cultural

Según el estudio esto podría deberse al alto desempleo de migrantes y la existencia de redes de tráfico ilícito en las zonas fronterizas.

En concreto, 2,3 % de los arrestos por delitos violentos en Colombia en 2019 involucraron a venezolanos, que representan 3,2 % de la población total del país.

De acuerdo con el análisis, en el caso de Chile, solo 0,7% de las personas acusadas de algún crimen en 2019 eran venezolanos, aun cuando representan 2,4 % de la población en ese país. 

Igualmente, de acuerdo con datos de encarcelamiento de 2019, en Perú 1,3 % de los presos son extranjeros, incluyendo a los venezolanos, que representan 2,9 % de la población total del país.

Inclusión al migrante

“Dar a los migrantes acceso al mercado laboral formal puede reducir la incidencia del crimen”, señalan los autores.

Según las encuestas de este estudio residentes de Colombia y Perú argumentaron que el incremento de la delincuencia es una de las razones por las que se sienten más incómodos con la migración venezolana.

Los investigadores sugieren que centrarse en los inmigrantes como fuente de crímenes puede desviar la atención de los muchos desafíos reales de seguridad que enfrentan los países de América Latina.

Lea también: OEA repudia criminalización de personas que retornan a Venezuela por la COVID-19

Por el contrario, los refugiados y migrantes venezolanos tienen tasas más bajas de participación en los sistemas de justicia penal tanto en Perú como
en Chile.

En otras palabras, los inmigrantes parecen menos propensos a cometer delitos en estos países que la población nativa.

Reseñan que esto se ha generado al ser consistentes de las teorías que señalan que la población migrante venezolana tiende a cometer delitos en los países de acogida.

Campañas contraproducentes

El documento refiere que existen intentos de dirigir campañas específicas
de seguridad pública contra la población venezolana. «Casi siempre resultan contraproducente», resaltan.

Añaden que es probable que esto conduzca a un efecto dañino de llevar a los migrantes a la clandestinidad. Incluso, haciéndolos menos propensos a denunciar los delitos que presencian o de los que son víctimas; además, de menos propensos a cooperar con las autoridades para abordar la inseguridad, en detrimento de la sociedad.

Ambas instituciones proponen diseñar políticas públicas para abordar la delincuencia en las regiones fronterizas.

«Es importante tener en cuenta que estas actividades a menudo involucran tanto a delincuentes extranjeros como a población nativa, por lo que la atención debe estar en las actividades delictivas en sí mismas».

Si bien los residentes de cualquier país tienen razón al preocuparse por la seguridad de sus comunidades, el estudio refiere evidencia de que los migrantes en América Latina no son los principales factores potenciales del incremento de la delincuencia y, de hecho, en muchos contextos tienen menos probabilidades de cometer delitos que la población nativa.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *