Nacionales, Reportes

Funcionarios del Cicpc ejecutaron a un joven dentro de la habitación donde dormía

El CICPC ejecutó a un joven

Obligaron a la pareja de Marco José Méndez Rondón a que llamara a la puerta. Engañados, dos sobrinos menores de edad le dieron paso a los funcionarios del CICPC que minutos después ejecutaron al joven de 23 años de edad

Reporte Proiuris

Marialejandra Meléndez

¡Corre, mami, corre!, alcanzó a decir Marco José Méndez Rondón, de 23 años, a su sobrina de ocho años de edad, antes de que funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) le dispararan directo al corazón.

El 5 de agosto de 2020, a las 11:00 am, los uniformados llegaron a la puerta de la casa de Marco José, en la vereda José Tadeo Monagas del barrio El Libertador, en San Félix, estado Bolívar. Él estaba solo con sus dos sobrinos en la vivienda, ambos menores de edad. La pareja de Marco José tocó la puerta, y los niños, cautelosos, preguntaron quién era y al escuchar su nombre, abrieron. No contaban con que tres funcionarios la habían amenazado para que lo hiciera.

Lo sorprendieron mientras dormía

Antes de llegar a la casa de Marco José, una comisión del Cicpc había pasado por otra casa dos calles más abajo. Era la vivienda de la abuela del joven. Los funcionarios se bajaron y tomaron a una mujer por el cabello. Se trataba de la pareja de Marco José.

― ¿Dónde está Marco? ¿Dónde está? ―gritaban los funcionarios.

Se bajaron de tres vehículos particulares sin placas. No llevaban uniformes, vestían de civiles. Los parientes recuerdan que los vehículos eran de color plateado, blanco y dorado.

Comentaron que Marco José visitaba con frecuencia a su abuela. Permanecía gran parte del día en esa casa. “A él lo estaban siguiendo y observando desde hace varios días, por eso sabían que se la pasaba ahí”, indica su madre.

Lea también: CICPC asesinó a dos hombres por cobrarle una deuda de 20 dólares

“Interrogaron a mi familia, golpearon y le tomaron fotos a la novia de Marco y se la llevaron”, relata.

“Ellos entraron a la casa bajo engaño. Engañaron a los niños. Colocaron a su novia a tocar la puerta porque sabían que le iban a abrir”, dice con dolor.

Cuando los funcionarios entraron, la sobrina menor de edad corrió hasta el cuarto de Marco José. Él estaba dormido. La niña comenzó a gritar. Cuando despertó, lo estaban apuntando.

― ¡Dígale a la niña que salga, ahora!― repetían los funcionarios.

Marco sin entender nada, solo le pedía a su sobrina que corriera, que se fuera. Cuando la pequeña estaba saliendo de la vivienda, escuchó un disparo.

Simulacro de escape

Los vecinos y familiares de Marco José se acercaron exigiendo explicaciones. El Cicpc comenzó a disparar al aire para dispersar a las personas.

Simularon un escape en el sitio. “Dijeron que él quiso escapar. A mí no me van a engañar. Esto es una habitación alquilada, solo hay una puerta, ¿cómo se iba a escapar?”, cuestionó su madre, quien además enfatizó que en su casa «no hay ni arma, ni droga”.

De acuerdo con la versión oficial, cuando el Cicpc fue a capturar a Marco José, él activó un arma de fuego para evadirlos. Aseguran que hubo un enfrentamiento donde el joven resultó herido y posteriormente falleció en el hospital Doctor Raúl Leoni Otero, de Guaiparo.

Lea también: Policía de Bolívar sobre ejecución de un hombre en Guayana: maté al que no era

La madre de Marco José pidió a los funcionarios que la dejaran entrar. “Solo quiero darle la bendición y llorarle”, suplicó, pero le dijeron que no la podían dejar pasar. “Él ya va muerto”, le dijeron.

“A él no lo llevaron a ningún hospital, en mi cara me dijeron: ‘vaya directamente a la morgue’”.

Los tres funcionarios del Cicpc que habrían ejecutado al joven destrozaron la habitación donde lo somtieron. Una hora más tarde llegó otro grupo de funcionarios del Cicpc, entraron a la vivienda y limpiaron todo.

Se lo llevaron en la parte de atrás de una camioneta de la policía, indicó la madre de Marco José.

Amenazas durante cinco años

Marco José poseía antecedentes penales. Hace cinco años estuvo involucrado en el homicidio de William Enrique Guerrero Báez, quien fuera familiar de uno de los funcionarios del Cicpc.

Desde 2015 había recibido amenazas. Incluso, la casa donde vivía en el sector Cristóbal Colón, calle Caroní, fue incendiada.

Los dos hermanos de Marco José están detenidos desde hace cinco años. por complicidad en homicidio, detalla la madre. “Me quedé sin mis tres hijos”, lamenta.

Lea también: Fue asesinado por las FAES el día que se iba a Colombia

Los familiares han formulado varias denuncias ante el Ministerio Público. En una de las ocasiones le dijeron “si usted no tiene dinero, no va a conseguir nada”. Dejaron de denunciar porque, en efecto, no consiguieron respuestas de los entes con competencia.

Desde la detención de sus hermanos, Marco se encargaba de llevar el sustento a la casa. Trabajaba en diferentes locales del sector como caletero.

En el acta de defunción reseñan que recibió un disparo al corazón. “No titubearon, solo querían matarlo”, dice su madre.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *