Nacionales, Reportes

Fue asesinado por las FAES el día que se iba a Colombia

Asesinado por las FAES

Walter Javier quería darle un giro a su vida en Colombia. El día de su viaje fue asesinado por las FAES. Este es el cuarto exrecluso asesinado en Lara que tenía régimen de confianza tutelada

Reporte Proiuris

Karina Peraza

“Cállate maldita que vengo a matar a tu hijo”, fueron las palabras que le dijeron los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) a la madre de Walter Javier Carrasco Carrasco, horas antes de que, efectivamente, fuese asesinado por el cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana.

Walter Javier, de 30 años de edad, estuvo detenido durante seis años por el delito de robo de vehículos. Fue condenado a nueve años de prisión y la mayor parte de su condena la pagó en los calabozos de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) del sector Pata e´ Palo, ubicada en la avenida Libertador de Barquisimeto.

Lea también: Lo detuvieron por no tener tapabocas y lo ejecutaron por tener antecedentes penales

En junio fue trasladado a la Comunidad Penitenciaria de Fénix Lara. Una semana después de llegar al penal la ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Valera, le otorgó la libertad bajo régimen de confianza tutelado.

Sus allegados comentan que Walter Javier salió del penal con intenciones de regenerarse; sin embargo, en el barrio Bolívar, donde residía, cuando se conoció la noticia de su libertad comenzaron a temerle y los rumores no se hicieron esperar.

Ante este escenario sus seres queridos decidieron sacarlo del país para evitar cualquier problema que causara la pérdida de su libertad. El destino era Colombia y la fecha para su viaje el 13 de agosto.

Llegaron en un vehículo particular

Efectivamente, ese jueves 13 de agosto la vida a Walter Javier le cambió y no fue precisamente por su viaje.

Una comisión de las FAES, integrada por al menos siete hombres, llegó en un vehículo Fíat al barrio Bolívar, en la parroquia Ana Soto del municipio Iribarren, en Barquisimeto, estado Lara.  

Los hombres vestidos con uniformes de las FAES y encapuchados, llegaron de forma violenta y allanaron sin orden alguna la vivienda de Walter Javier. Al ver que era el “Gobierno” el muchacho corrió, saltando por las paredes escapando por un momento; pero cayó en casa de un vecino.

A la familia del joven la encerraron dentro de la vivienda. Los vecinos que habían salido a la calle para ver qué pasaba fueron obligados a regresar a sus casas.

Lea también: Las FAES intentaron simular enfrentamiento al asesinar a un agricultor

También se conoció que los uniformados que estaban dentro de la casa de Walter Javier amenazaban con matar a los presentes.

Algunos testigos de la comunidad que no quisieron identificarse por temor a represalias indicaron que al joven lo sacaron con vida de la casa de un vecino y lo metieron en la maletera de uno de los vehículos donde llegó la comisión. Allí se lo llevaron.

La familia tenía la esperanza de que Walter Javier se hubiese librado de ser detenido o asesinado por las FAES escapando. Unas horas después les avisaron que había sido asesinado por los efectivos de las FAES. Un disparo en el pecho bastó para acabar con su vida.

La versión oficial de las FAES es que le dieron la voz de alto, hizo caso omiso y sacó una pistola con la cual abrió fuegos contra la comisión.  

 “No existen derechos humanos”

“Que este Gobierno ya no esté y que ese grupo de las FAES no exista más”. Estos son los deseos de los familiares de Carrasco. El joven dejó huérfanos a dos niños, uno de 8 y otro de 5 años de edad.

“El hecho de que hayan estado presos no quiere decir que para ellos no existan derechos humanos. Sabemos que no han sido las mejores personas, pero ya pagaron sus errores y tienen derecho a regenerarse. No tenían por qué matarlos así”, reclamó uno de los familiares de la víctima.

Walter Javier es el cuarto exrecluso al que Iris Valera le ha otorgado un régimen de confianza tutelado y que ha sido asesinado en el estado Lara.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *