Colombia

Niños y niñas del pueblo wayúu corren peligro de muerte por la pandemia

comunidad wayuu

El nuevo coronavirus coloca en situación de extrema vulnerabilidad a niños y niñas del pueblo wayúu. Los efectos económicos y sanitarios podrían ser devastadores para los indígenas si la pandemia alcanza una mayor expansión en La Guajira

Reporte Proiuris

Marialin Lacourt

En el contexto de la pandemia el pueblo wayúu que habita en Colombia y Venezuela es uno de los grupos en situación de mayor vulnerabilidad. Por las medidas de aislamiento se hace cuesta arriba acceder a alimentos, agua y atención médica.

En un informe publicado por Human Rights Watch y el Centro de Salud Humanitaria de Johns Hopkins, se expresa especial preocupación por los niños y niñas del pueblo wayúu que habitan en La Guajira. Los menores de cinco años de edad presentan grave riesgo de desnutrición y muerte.

“Las comunidades indígenas de La Guajira no tienen acceso a alimentos suficientes ni al agua necesaria para practicar una higiene básica, y la información y acceso a la atención en salud es sumamente deficiente”. Así lo advierte José Miguel Vivanco, director para las Américas de HRW.

La organización sostiene que esta situación ha contribuido a que durante años los wayúu hayan sufrido uno de los niveles más altos de desnutrición infantil en Colombia. Destaca que en medio de la pandemia esta situación “resulta sumamente preocupante”.

comunidad wayuu
Tradicionalmente los wayúu han vivido de la agricultura de subsistencia, la búsqueda estacional de alimentos, la cría de cabras o la pesca / Foto: El País

Para la organización, la crisis de desnutrición que enfrenta el pueblo wayúu en medio de la pandemia deja al descubierto una mala administración y la corrupción gubernamental generalizada, así como a la crisis humanitaria en Venezuela, entre otros factores.

Tasa de mortalidad en ascenso

En el documento se reconoce que Colombia ha reducido la tasa nacional de mortalidad de menores de cinco años en los últimos cinco años; sin embargo, puntualiza que la tasa en La Guajira ha incrementado en ese periodo.

“En 2019, la tasa oficial de muertes por desnutrición entre niños menores de 5 años en La Guajira fue casi seis veces la tasa nacional”, se lee en el informe. Asimismo, destaca que es posible que la tasa real sea aún más alta, según señalaron médicos, enfermeros, funcionarios gubernamentales y trabajadores de organizaciones humanitarias.

“Si bien la tasa de mortalidad infantil por desnutrición en Colombia ha disminuido notablemente en los últimos años, este índice tampoco ha mejorado en el departamento de La Guajira, que actualmente registra el mayor número de muertes infantiles por desnutrición en el país”, complementa.

Lea también: Niños y niñas migrantes y refugiados venezolanos pasan más hambre con la pandemia

La investigación sostiene que este alto número de muertes responde a la inseguridad alimentaria e hídrica y a los obstáculos para el acceso a la atención de la salud.

Solo 4 % del pueblo wayúu que vive en zonas rurales de La Guajira tiene acceso a agua limpia. Los que residen en zonas urbanas reciben un servicio irregular, de acuerdo con cifras oficiales.

El documento hace referencia a la la última encuesta gubernamental sobre nutrición, realizada en 2015. Esta revela que 77 % de las familias indígenas de La Guajira están afectadas por la inseguridad alimentaria; es decir, “que no cuentan con un acceso seguro y permanente a alimentos de calidad en cantidades suficientes para una vida saludable y activa”, se explica en el informe.

Si bien es cierto que en toda América Latina las tasas de desnutrición entre los niños y las niñas indígenas duplican las de la población general, debido a factores como la pobreza extrema, el documento hace especial énfasis en que, “durante años, informes sobre La Guajira han sugerido que el impacto desproporcionado de la desnutrición para los wayúu es incluso más agudo”.

“En La Guajira vive alrededor de 7 % de la población de Colombia, pero el departamento registra más de 20 % de las muertes por desnutrición en niños y niñas menores de 5 años. Según datos del gobierno, más de 75 % de las muertes por desnutrición en La Guajira corresponden a niños y niñas indígenas, aunque la población indígena representa 42 % de la población del departamento”, señala la investigación.

Lea también: La migración y la pandemia en el imaginario de niños y niñas

Otro factor que juega en contra es que los centros médicos en La Guajira suelen estar a gran distancia de las comunidades indígenas. Acceder a ellos resulta costoso para muchos wayúu, que deben viajar varias horas para recibir atención médica.

“Muchos niños y niñas enfermos no sobreviven el viaje o experimentan una recaída después de abandonar el centro de atención”, señala el informe.

Sin mejoras en la nutrición

Salvo por una breve mejora en 2017, en los últimos cuatro años las estadísticas sobre niños y niñas de La Guajira que sufren desnutrición aguda no han registrado mejoras significativas.

Según cifras oficiales, en 2019 se registraron 1.607 casos de desnutrición grave en La Guajira; 1.647 en 2018; 993 en 2017 y 1.661 en 2016. Durante 2019, se registraron 64 muertes relacionadas con la desnutrición, mientras que en 2018 hubo 105; en 2017, 50; en 2016, 85 y en 2015, 48.

“La tasa de desnutrición y de muertes por desnutrición en comparación con los nacimientos en el departamento tampoco ha mejorado significativamente desde 2016”, puntualiza el informeo.

Efectos devastadores

Autoridades colombianas confirmaron más de 2.700 casos de COVID-19 en La Guajira, al 10 de agosto; incluidos 65 casos entre indígenas wayúu.

“En el contexto de acceso limitado a alimentos y agua, los efectos económicos y sanitarios de la pandemia de Covid-19 podrían ser devastadores para los wayúu si el virus alcanza una mayor expansión en la región”, destacan HRW y el Centro de Salud Humanitaria de Johns Hopkins.

comunidad wayuu
Las actividades mineras también han degradado la calidad del agua y el acceso a esta para algunas comunidades wayuu / Foto: Desdeabajo

Ante la ausencia de suministro continuo y suficiente de agua que permita seguir las pautas básicas de higiene para prevenir el contagio, el virus podría ser transmitido fácilmente dentro de las comunidades wayúu. “Si se contagian, muchos wayúu no tendrán acceso seguro a un hospital”, alerta el informe.

Asimismo, las medidas de aislamiento, entre otras restricciones a la movilidad, limitan gravemente el acceso de la comunidad wayúu a alimentos.

Medidas insuficientes

Las limitaciones en el sistema de salud y en la provisión de agua potable y alimentos en La Guajira se hicieron más complejas desde 2015. Esto a consecuencia de la llegada masiva de personas migrantes y refugiadas venezolanas que huyen de su país por la emergencia humanitaria compleja.

El informe sostiene que La Guajira alberga al menos a 161.000 de los 1,8 millones de venezolanos que han huido hacia Colombia. “Cientos de miles de exiliados venezolanos en Colombia atraviesan situaciones de inseguridad alimentaria”, agrega.

Lea también: Nueva categoría de Acnur es un retroceso para los venezolanos que huyen

Las medidas empleadas por el gobierno colombiano y organizaciones humanitarias han resultado insuficientes ante los enormes desafíos en el departamento.

La organización recordó que en 2015 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó al gobierno colombiano a adoptar medidas urgentes para garantizar al pueblo wayúu el derecho a acceder a alimentos, agua y atención de la salud en varios municipios de La Guajira. Asimismo, en sentencias de 2016 y 2017, la Corte Constitucional de Colombia ordenó al gobierno que abordara la crisis.

Recomendaciones

Human Rights Watch y el Centro de Salud Humanitaria de Johns Hopkins instan al gobierno colombiano a adoptar medidas concretas para garantizar los derechos de los niños y niñas indígenas wayúu de La Guajira a tener acceso a alimentos, agua y atención de la salud.

Proponen aumentar y orientar urgentemente los esfuerzos para brindar alimentos, agua potable segura y elementos de higiene suficientes a las familias de La Guajira que están expuestas a mayor riesgo de desnutrición.

Lea también: 7% de los niños y niñas en zonas pobres sufren desnutrición

Además, sugieren asegurar que la comunidad wayúu reciba la ayuda financiera prometida por el gobierno en el contexto de la pandemia. Así como brindar pruebas de COVID-19 y atención médica que sean accesibles y asequibles para todas las personas de La Guajira.

Finalmente exhortan a garantizar al pueblo wayúu el acceso inmediato a servicios de salud y priorizar planes para crear establecimientos de atención de la salud permanentes en comunidades wayúu o cerca de ellas.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *