Colombia

Niños y niñas migrantes y refugiados venezolanos pasan más hambre con la pandemia

niñas y niños migrantes

Reporte Proiuris

Alicia Pepe

Uno de cada tres niños y niñas migrantes y refugiados venezolanos se va a la cama con hambre, según un estudio de la organización World Vision. La investigación alerta que los menores de cinco años tienen alto riesgo desnutrición

La emergencia sanitaria mundial provocada por el coronavirus ha dejado en evidencia la aguda situación por la que atraviesan las personas migrantes y refugiadas venezolanas en varios países de América Latina.

A las familias que se han visto obligadas a huir de Venezuela les cuesta cada vez más garantizar a sus niños y niñas alimentos nutritivos y saludables, así como adquirir artículos de higiene personal y medicamentos.

Esta es un de los hallazgos de la encuesta realizada por World Vision a 392 personas migrantes y refugiadas venezolanas en siete países de América Latina. Esta encuesta forma parte del informe “El tiempo se agota, réplicas de la COVID-19”.

80 % de las personas migrantes y refugiadoas venezolanas encuestadas en Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela reportaron una caída significativa en su ingreso. Esto podría obligarlos a exponer a niñas y niños migrantes a circunstancias consideradas dañinas y peligrosas, como trabajar e incluso mendigar.

Lea también: OEA: es urgente la inclusión de personas migrantes y refugiadas venezolanas

83 % dijo que carece de alimentos. Uno de cada tres niños y niñas migrantes y refugiados venezolanos se va a la cama con hambre; es decir, aproximadamente un millón.

En Chile, 82 % de los entrevistados informó tener serios problemas para obtener alimentos. En Venezuela, 70 % no tiene acceso a los alimentos. Estos números alertan que las niñas y niños migrantes y refugiados venezolanos menores de cinco años tienen un alto riesgo de estar desnutridos.

El informe también indica que 28 % de los niños y niñas encuestados está en riesgo de ser desalojados de sus hogares y que 7 % ya ha sido desalojado.

De esta muestra, 29,47 % de los niños y niñas, adolescentes y jóvenes viven actualmente en Colombia. Es importante señalar que más de la mitad de las personas que fueron interrogadas son niñas. Además, el bajo porcentaje de la muestra en Venezuela se debe a restricciones locales con el servicio de Internet y otros problemas logísticos.

El documento advierte que las caídas previstas en ingresos, alimentos y protección infantil debido a la COVID-19 ya han comenzado a surtir efectos y podrían conducir a un aumento de pobreza y hambre extremas que no se ha visto en décadas.

Escuelas cerradas empeoran las condiciones

El estudio ofrece evidencias adicionales de que las familias más vulnerables y sus niños y niñas son los más afectados en esta contingencia sanitaria. Quienes viven en países con fragilidad institucional o conflictos políticos o bélicos sufren más en el contexto de la pandemia.

Aunado a esto, con el cierre de escuelas, el acceso de los niños y niñas a los programas de comidas escolares ha disminuido. De forma general, World Vision recomienda desarrollar formas innovadoras para garantizar el acceso a los alimentos de estos niños y niñas; por ejemplo, la entrega de alimentos a los hogares.

Lea también: Por la inseguridad alimentaria en Venezuela ONU planea ayudar a 1,1 millón de personas

“Esto -estas formas innovadoras- puede reducir la exposición de los niños y niñas a diferentes formas de violencia, explotación y abuso (como mendigar, el matrimonio infantil y el trabajo forzado) y la probabilidad de que abandonen la escuela después de la crisis”, puntualiza el informe.

En Colombia, 75 % de los 220.000 niños y niñas venezolanos que estudian en los colegios públicos son beneficiarios del Programa de Alimentación Escolar (PAE). A ninguno de ellos se les ha desvinculado del programa y siguen recibiendo la asistencia por medio de las alcaldías y las gobernaciones.

En relación con los 5.000 niños y niñas venezolanos que viven en San Antonio y Ureña y estudian en Cúcuta y Villa del Rosario, Felipe Muñoz, en su ejercicio como gerente para la atención integral a la migración de Venezuela, declaró que el Ministerio de Educación está evaluando el proceso para que reciban sus kit de apoyo virtual. No especificó si tendrían algún aporte alimenticio.

Acciones urgentes

Sin duda, los gobiernos del mundo necesitan implementar acciones urgentes para garantizar un plan de recuperación económica más inclusivo, orientado a las poblaciones migrantes, refugiadas y receptoras más pobres.

De lo contrario, la situación empeorará, pues uno de cada dos -de los 2.000 millones de niños y niñas en el mundo- vive en la pobreza, como se indica en el estudio.

World Vision citó cálculos de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU, según los cuales costaría aproximadamente 90.000 millones de dólares proteger a los niños y niñas más vulnerables del mundo y sus familias de los peores impactos de la COVID-19.

Por otro lado, el Programa Mundial de Alimentos advirtió que el número de personas que necesitan asistencia alimentaria para sobrevivir podría duplicarse a 265 millones en todo el mundo. Además, los impactos de la COVID-19 ahora amenazan con revertir los avances significativos logrados en la disminución del trabajo infantil, que se redujo en 94 millones desde el año 2000.

Lea también: ¿El sistema de protección internacional ampara a los migrantes venezolanos?

En el caso de World Vision, su respuesta central de atención es la provisión de programas de cupones y dinero en efectivo y asistencia alimentaria.

Esto está ayudando a las familias a satisfacer sus necesidades básicas y facilitar una mejor recuperación y preparación; además, refuerza los ingresos interrumpidos de las personas vulnerables.

La entidad también recomendó proteger los empleos, salarios y sustentos de los más pobres para garantizar que los hogares tengan ingresos suficientes.

También valoró la necesidad de apoyar a las mujeres con fondos para pequeñas y medianas empresas; esto con el fin de evitar la pérdida de empleos y permitir una recuperación económica más rápida. 

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *