Nacionales, Reportes

Hambre en Venezuela podría matar a más personas que la COVID-19

Hambre en Venezuela

Antes de la pandemia una de cada tres personas padecían hambre en Venezuela y necesitaban asistencia para poder alimentarse. Con la llegada de la COVID-19 este panorama se ha vuelto crítico

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

La pandemia de COVID-19 puede agudizar el hambre en Venezuela y en países centroamericanos, Calculan que hasta 12.000 personas podrían morir de hambre al día, potencialmente más que por la enfermedad, alerta un informe publicado este viernes por Oxfam.

Este documento expone los obstáculos que enfrentan muchas mujeres cabezas de hogares pobres y grupos indígenas. Asimismo, pone de relieve cómo las medidas por la COVID-19 acentuaron la crisis que ya se vivía mucho antes de la llegada de la pandemia.

Oxfam alerta que, a finales de año, el hambre provocada por la COVID-19 podría causar la muerte de hasta 12.000 personas al día, potencialmente más que la enfermedad.

La tasa de mortalidad diaria mundial por la COVID-19 alcanzó su punto más alto en abril de 2020, con al menos de 10.000 muertes diarias. 

Antes de la pandemia, según el informe, alrededor de 9.3 millones de personas estaban en condiciones de «inseguridad alimentaria aguda» en Venezuela.

De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, antes de la pandemia, una de cada tres personas en Venezuela estaba en situación de inseguridad alimentaria y necesitaba asistencia.

“La COVD-19 es la gota que ha colmado el vaso para millones de personas que ya tenían que hacer frente a los efectos de los conflictos, el cambio climático y la desigualdad”, reza el documento.

El informe analiza los 10 peores “puntos críticos del hambre” del mundo. Entre ellos Venezuela y Sudán del Sur, donde la crisis alimentaria es más grave.

Lea también: Violencia contra las migrantes y refugiadas aumenta con la pandemia

Oxfam también señaló que desde que estalló la pandemia han empeorado varios factores que influyen en la capacidad de la población para acceder a los alimentos, como la hiperinflación, el desempleo y la caída de las remesas.

Enfatizó que la escasez de gasolina impide el funcionamiento normal del sector agrícola, lo cual deteriora el suministro de alimentos.

El informe considera que las medidas de respuesta del Gobierno de esta región tienen un alcance limitado en términos de cobertura y duración.

“En todos estos países, incluso antes de la aparición de la COVID-19, las acciones estatales no han logrado evitar que más personas en el corredor seco se mueran de hambre. El futuro de esta región, plagado permanentemente por la sequía y la pobreza, y ahora también por el virus, es muy desalentador”, agregó el informe.

Venezuela ante una escasez agudizada

Según Oxfam, incluso antes de la pandemia, más de la mitad de las personas que sufrían de hambre y malnutrición en América Latina estaban en Venezuela.

Sin embargo, advierten que, con la falta de datos oficiales, “es imposible saber exactamente cómo la pandemia ha afectado la seguridad alimentaria en el país”. 

Se estima que millones de personas en el país no pudieron comer suficiente durante el año 2019. Esto como resultado del desempleo masivo, la caída de los ingresos, el acceso deficiente a la ayuda humanitaria y la hiperinflación, entre otros factores.

El número de hogares en situación de inseguridad alimentaria severa ha aumentado un 12 % entre agosto de 2019 y junio de 2020.

Lea también: COVID-19, un obstáculo más para quienes buscan salud en Colombia

“La escasez de combustible está afectando la distribución de ayuda humanitaria e interrumpiendo la producción y el transporte de alimentos», dice el informe

«Los sindicatos de agricultores estiman que la producción agrícola solo cubrirá el 15% de las necesidades de alimentos en las principales ciudades” advierte Oxfam.

Finalmente, la entidad pidió medidas urgentes para poner fin a la crisis alimentaria y propone construir sistemas alimentarios más justos, robustos y sostenibles.

«Es vital que los gobiernos contengan la propagación de esta enfermedad mortal, pero también deben evitar que mate a tantas, si no más, personas de hambre», concluye el informe.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *