Nacionales, Reportes

Respuesta a Bachelet del gobierno de Maduro se fue por la tangente

Respuesta-a-Bachelet-Jorge-Valero

La respuesta a Bachelet ofrecida por el embajador ante Naciones Unidas, Jorge Valero, se limitó a lamentar la exclusión de «importantes progresos alcanzados en la mesa de diálogo nacional en Venezuela»

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

La respuesta a Michelle Bachelet del gobierno de Nicolás Maduro evadió los cuestionamientos de fondo. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos denunció atropellos sistemáticos en Venezuela. El Estado no habló del asunto.

El embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas en Ginebra, Jorge Valero, fue el encargado de dar la respuesta a Michelle Bachelet. Pero se limitó a descalificar el documento con argumentos políticos.

Sobre el contenido del informe, Valero afirmó: «incorpora información de fuentes de escasa credibilidad sin haber sido debidamente contrastadas con las autoridades venezolanas».

La Alta Comisionada hizo denuncias contundentes ante el Consejo de Derechos Humanos, este 2 de julio, que se podrían resumir en una de las frases del informe: «estricciones al espacio cívico y democrático».

«Excluye los importantes progresos alcanzados en la mesa de dialogo nacional entre el Gobierno venezolano y los diversos partidos de la oposición», dijo el representante venezolano.

Valero también dijo que  «si se condenaran la politización y los dobles raseros de este Consejo hoy no se estaría hablando de Venezuela sino de las graves violaciones que se están cometiendo en países donde la discriminación racial y la violencia contra minorías y grupos vulnerables, como ocurre en Estados Unidos”.

Lea también: Informe de Bachelet: 1.324 muertes a manos de policías y militares | Claves

No era el asunto en debate. Sin embargo, Valero se refirió a la decisión de la Unión Europea (UE) de sancionar a 11 diputados de la Asamblea Nacional venezolana. La medida fue una reacción a la designación de una directiva paralela del Poder Legislativo. Para anular el liderazgo de Juan Guaidó, el oficialismo impuso una directiva integrada por diputados que eran de oposición y ahora están al servicio del gobierno de Maduro.

«La pretensión de imponer una suerte de supervisión al funcionamiento de las instituciones democráticas venezolanas demuestra la soberbia y la nostalgia colonialista, intervencionista y supremacista que aún pervive en la agenda corporativa de las elites dominantes del Viejo Continente», dijo Valero.

Sobre el particular, el informe de la Alta Comisionada considera que se han incrementado los ataques y la obstaculización del trabajo de parlamentarios de la Asamblea Nacional.

La respuesta a Michelle Bachelet sigue pendiente. El próximo 15 de julio se realizará el llamado diálogo interactivo en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. En esa oportunidad la Alta Comisionada se referirá específicamente a la independencia judicial, el Arco Minero del Orinoco y los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales en Venezuela.

También será una nueva oportunidad para que el gobierno de Maduro vaya al fondo de la controversia sobre la violación sistemática de derechos humanos en Venezuela.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *