Nacionales, Reportes

Sobreviviente del Cepella fue asesinado por las FAES

sobreviviente del Cepella

El sobreviviente del Cepella, Moisés Herrera, tenía diez días de haber recobrado su libertad y una comisión de las FAES lo sacó de su casa y lo mató

Reporte Proiuris

Karina Peraza Rodríguez

“Espero no verlos más nunca por aquí». Esas fueron las palabras de Iris Valera, ministra de Asuntos Penitenciario, cuando le dio la libertad bajo régimen de confianza tutelada a 217 reos del del Centro Penitenciario de Los Llanos (Cepella), ubicado en Guanare, Portuguesa.

Entre ellos estaba Moisés Antonio Herrera Barreto, de 28 años de edad, quien fue uno de los testigos directos de la masacre del Cepella ocurrida el 1° de mayo de 2020. El joven pudo sobrevivir a la masacre pero no al grupo élite de la Policía Nacional Bolivariana.

En la masacre del Cepella fueron fueron asesinados 47 presos  y 75 resultaron lesionados, según cifras aportadas por el Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

Cuando la madre de Moisés Antonio se enteró de la masacre se angustió porque no sabía nada del menor de sus tres hijos. Fueron muchos los escenarios que pasaron por su mente, entre ellos que estaba muerto.

Tres días después se pudo comunicar con él y le dijo que había sobrevivido a la masacre. En esa oportunidad le dio otra buena noticia a su madre: pronto saldría en libertad.

Lea también: Tres ejecuciones extrajudiciales dejan dos niños huérfanos en Barquisimeto

“Cuando salieron del pena un funcionario de la Guardia Nacional les dijo que no se alegrara mucho, que eso no le duraría y ya veo a qué se refería. Me lo dejaron libre para matarlo”, relató un familiar que no quiso identificarse por temor a represalias.

El sobreviviente del Cepella fue ultimado por las FAES el 25 de mayo de 2020, a las 6:00 a.m, al final de la avenida La Cañada del barrio El Turbio, ubicado en la parroquia Santa Rosa de Barquisimeto. La versión oficial indica que se trató de un enfrentamiento.

Ese día los funcionarios de las FAES llegaron a la casa de Moisés Antonio a las 4:30 de la madrugada. Lo encontraron durmiendo con su madre y una sobrina de dos años de edad. En la vivienda había otro menor de 1 año de edad y otras dos mujeres.

 “¡Vístete!”, fue la orden que le dieron al joven, quien desorientado no reconocía a las FAES ni sabía qué pasaba, cuenta su familiar.

Los familiares preguntaron para dónde se lo llevarían y los funcionarios respondieron que no se preocuparan, que era «simplemente por averiguaciones”.

Los funcionarios lo obligaron a abordar una patrulla y se alejaron de la vivienda. Desde ese momento sus familiares no supieron más de él. Media hora después se enteraron de un supuesto enfrentamiento. Herrera recibió un disparo en el pecho. Su cuerpo fue ingresado a la morgue del Hospital Central Antonio María Pineda de Barquisimeto.

Sus dolientes niegan totalmente la versión de la FAES. Explican que su residencia queda cerca de la sede principal de el cuerpo élite de la PNB, por lo que presumen que se enteraron de la liberación de Moisés Antonio. Detallaron que no tenía ni diez días en la vivienda.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *