Nacionales, Nuestras, Reportes

Proiuris: Atribuyen al Cicpc 32 % de las ejecuciones extrajudiciales en Caracas

A través de documentación directa, la ONG verificó que la actuación de la policía ciéntifica corresponde con uno de los patrones de uso excesivo de la fuerza pública: disparos en zonas vitales que causan un shock hipovolémico y la muerte en 20 segundos
Reporte Proiuris
Erick S. González Caldea

32 % de las presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas en el Área Metropolitana de Caracas entre diciembre de 2019 y mayo de 2020 son atribuidas al  Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc). Así se dio a conocer en el seminario virtual realizado por la ONG Proiuris a través de la plataforma Zoom, este viernes 29 de mayo.

Este evento sirvió como antesala a la publicación de los resultados de la investigación “El Cicpc mata tanto como las FAES”, y contó con participación del ex director de la División de Homicidios de la policía científica, Luis Godoy, quien explicó habló sobre el debido proceso de investigación que se debe llevar a cabo cuando un funcionario policial comete una ejecución extrajudicial.

“Son muchos funcionarios los que tienen que trabajar unidos para que el sistema de justicia en Venezuela vuelva a funcionar, para que se vuelva a hablar de la transparencia y confianza en el sistema”, señaló durante su ponencia.

Proiuris, a través de la documentación de los casos en la Morgue de Bello Monte, contabilizó 50 ejecuciones extrajudiciales en el Área Metropolitana de Caracas; de estos casos, 13 fueron atribuidos al Cicpc.

Según el monitoreo de prensa realizado por la organización defensora y promotora de los derechos humanos, en Venezuela, las fuerzas de seguridad del Estado habrían ejecutaron a 1.020 ciudadanos entre diciembre de 2019 y la segunda semana de mayo de 2020.

De la cifra de fallecidos, 225 fueron atribuidos a la policía científica. Los cinco estados con mayor incidencia de sus actuaciones letales fueron Miranda con 44 casos,  Zulia con 30, Aragua con 32, Bolívar con 27 y Carabobo con 21.

A través de la documentación directa de casos registrados en el Área Metropolitana de Caracas, Proiuris verificó que la actuación del Cicpc corresponde a uno de los patrones más recurrentes de uso excesivo de la fuerza pública: disparos en zonas vitales del cuerpo; específicamente, en el pecho, que causan un shock hipovolémico y la muerte en 20 segundos.

Sobre la base de las actas de defunción a las que tuvo acceso la ONG, se determinó que 46 % de las víctimas murieron por “shock hipovolémico causado por el impacto de un proyectil al tórax”. Por otro lado, 76 % de las víctimas tenían heridas en el pecho.

También puedes leer: Cuerpos policiales cometieron 38% de los homicidios en Caracas durante 2019

La ONG también identificó otros patrones en la actuación del Cicpc, inicialmente atribuidos a las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) de la Policía Nacional Bolivariana, que ponen en evidencia el ensañamiento de estos cuerpos de seguridad del Estado en los barrios pobres del país, donde ocurren 89 % de las ejecuciones extrajudiciales.

La irrupción violenta en las viviendas de las víctimas es un común denominador en los procedimientos de la policía científica que concluyen en muertes.

27 de los 50 fallecidos a manos de los funcionarios policiales eran hombres jóvenes, con edades comprendidas entre 18 y 31 años.

La negación al socorro efectivo fue otro patrón recurrente en las actuaciones del Cicpc. 90 % de los familiares de las víctimas aseguraron que sus allegados fallecieron antes de ser sacados del lugar de los hechos. 70 % de las víctimas llegó sin vida a los centros de atención.

El Cicpc ha estado a la cabeza de muchos de los operativos que concluyen en masacres; es decir, cuando hay cinco o más fallecidos. La policía científica está involucrada en 6 masacres registradas entre diciembre de 2019 y mayo de 2020.

Entre estas masacres destacan los asesinatos cometidos en el comando de homicidios en Cabimas Zulia, donde 10 privados de libertad fueron ejecutados en su puesto motín. “Pareciera que el Cicpc pretende desplazar a las FAES como el principal victimario en materia de ejecuciones extrajudiciales”, se lee en el trabajo.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *