Nacionales, Reportes

HRW: “Venezuela necesita ayuda humanitaria para evitar una ‘propagación catastrófica’ de la Covid-19”

Según un informe publicado este martes, la falta de preparación del sistema de salud venezolano “podría contribuir a una propagación regional de la enfermedad”

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

La organización Human Rights Watch (HRW) indicó en su último informe que el sistema de salud en Venezuela no está calificado para atender la crisis sanitaria generada por la Covid-19. Por ello, HRW y los Centros de Salud Pública y Derechos Humanos de la Universidad Johns Hopkins reclaman a la comunidad internacional ayuda humanitaria urgente para que el país pueda hacer frente a la pandemia.

Hasta ahora, el gobierno de Nicolás Maduro ha anunciado más de 1.000 casos de contagiados y apenas 10 muertos, una cifra que, según la ONG, debe ser mucho mayor debido a la escasa disponibilidad de pruebas fiables, la falta de transparencia de la administración e incluso “la persecución contra profesionales de la salud y periodistas que cuestionan la versión oficial”.

«Como consecuencia del hacinamiento en zonas populares y cárceles, así como los problemas generalizados para acceder al agua en hospitales y hogares, es probable que el nuevo coronavirus se extienda con rapidez por el país. El éxodo masivo de venezolanos, así como la actual migración de venezolanos que ingresan y salen del país producto de la pandemia, agrava el riesgo de que el virus se extienda más allá de Venezuela», señalan en su informe. 

De hecho, el problema del agua es uno de los que más afecta a los médicos del país. La falta de agua en hospitales, situación que ya era un enorme problema para el colapsado sistema de salud venezolano antes de la pandemia, ha empeorado. Ahora, los médicos no tienen agua para lavarse las manos, siendo una de las medidas básicas para prevenir el contagio.

«Una consecuencia inmediata de este problema en los hospitales es que los médicos y enfermeros no pueden lavarse las manos, algo que deben hacer antes y después de estar en contacto con cada paciente. Los trabajadores de la salud venezolanos hacen todo lo posible por mantener limpias sus manos. En un servicio de neonatología, los trabajadores se lavaban las manos con el agua condensada que caía del aire acondicionado», señaló Human Rights Watch. 

La organización también denuncia que un hospital hizo una reducción de servicios tan drástica «que pasó de ser una institución médica de nivel 4 a una de nivel 1”. Es decir, que un centro de salud tuvo que rebajar su nivel máximo a brindar el mínimo. “Es nada más un pasillo con una sala de espera donde no hay nadie esperando’, describió un médico en el informe.

Asimismo, HRW advirtió que la tasa de mortalidad de la Covid-19 es incierta debido a los problemas de salud preexistentes y la disponibilidad de tratamiento, entre otros factores. “Es muy probable que en Venezuela la tasa de mortalidad termine siendo mayor a la media, ya que no hay capacidad para brindar atención de alta complejidad debido a la falta de equipos básicos para radiografías, análisis de laboratorio, camas de terapia intensiva y respiradores», agrega la ONG.

Apoyo humanitario ante un panorama catastrófico

Una encuesta realizada por la ONG Médicos Unidos de Venezuela sobre la capacidad de los servicios de salud para brindar una respuesta a la pandemia indicó que 31,8 % de los trabajadores de hospitales no contaban con agua potable y 64,2 % informaron de un acceso intermitente al agua potable entre el 27 de febrero y el 1 de marzo.

El 21 de mayo, Mauro Zambrano, dirigente sindical de trabajadores del Hospital Universitario de Caracas, informó que un sondeo de 16 hospitales y centros de salud en Caracas reveló que había escasez de agua en ocho de ellos, de guantes en siete, y de jabón y desinfectante en 15.

Por ello, HRW y la Universidad Johns Hopkins exhortaron al secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, y el coordinador de socorro de emergencia de Naciones Unidas, Mark Lowcock, a que asuman el liderazgo de la ayuda humanitaria.

La petición también exige que el Grupo de Lima y los gobiernos de Estados Unidos, como también, la Unión Europea ejerzan presión sobre las autoridades venezolanas para que permitan una “respuesta humanitaria a gran escala liderada por la ONU”. Esto con la intención de prevenir una “propagación catastrófica” de la Covid-19.

“Es crucial que los gobiernos que se encuentren preocupados por la situación venezolana despoliticen la asistencia humanitaria”, citan en el documento.

Recomendaciones de la ONU

Ambas organizaciones no solo pidieron una respuesta humanitaria urgente, liderada por la ONU. Además, en el documento, se solicita que los países presionen al gobierno de Nicolás Maduro para que permita el pleno acceso del Programa Mundial de Alimentos de la ONU y sus socios. Esto con el objetivo de que trabajadores humanitarios brinden asistencia humanitaria y tengan acceso a todos los hospitales y centros de salud para proveer insumos médicos.

Lea también: Covid-19: Las sanciones no son la causa del deterioro del sistema sanitario

Los expertos exigen que se les garantice los Derechos Humanos profesionales de la salud y a los trabajadores humanitarios debido a las distintas denuncias de represalias contra los médicos que han criticado las acciones del gobierno de Maduro ante la pandemia.

El informe también recalcó la necesidad de que los médicos reciban salvoconductos para poder surtirse de gasolina para poder acudir a los centros médicos.

Asimismo, el gobierno debe permitir a los expertos independientes revisar y publicar toda la información epidemiológica existente para lograr una mayor transparencia sobre la verdadera magnitud de la emergencia humanitaria.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *