Nacionales, Reportes

La BRI-Lara lo mató una semana después de haber llegado de Colombia

Edward Camacaro fue detenido y dos días después los mismos funcionarios lo sacaron de su casa y simularon un enfrentamiento

Reporte Proiuris

Karina Peraza Rodríguez

“No lo mató el Coronavirus y lo vino a matar el Gobierno”. Así se expresó una de las primas de Edward José Camacaro Perdomo, de 20 años de edad, quien fue asesinado por funcionarios de la Brigada de Respuesta Inmediata (BRI) de la Policía Nacional Bolivariana, a las 5:30 am del 28 de abril, en la avenida Circunvalación Norte, al oeste de Barquisimeto.

Los familiares de Edward José relataron que por los apremios económicos asociados a la emergencia humanitaria compleja en Venezuela, él junto con su esposa  y sus hijas de 2 y 9 años de edad habían emigrado.

Vivían en Colombia y trabajaban en la economía informal. Con la pandemia de la COVID-19 perdieron sus fuentes de ingresos y fueron desalojados de la vivienda que habían alquilado.

Habrían sido víctimas de maltratos y xenofobia, por lo cual decidieron regresar a Venezuela. Cruzaron la frontera hasta San Antonio de Táchira y durante un mes estuvieron confinados.

Tras haberle realizado varias pruebas de despistaje, los integrantes de esta familia dieron negativos. La familia fue trasladada hasta Lara. Después de pasar por la Villa Bolivariana, les permitieron seguir rumbo a su residencia, en el barrio Moyetones, donde cumplirían el resto del período de cuarentena que les fue impuesto.

También puedes leer: En dos horas las FAES mataron a dos hombres en la parroquia Ana Soto de Barquisimeto

Edward José necesitaba alimentar a su familia y el domingo 26 de abril se fue en compañía de un vecino para el Mercado Mayorista, con la esperanza de conseguir trabajo como caletero.

Mientras estaban en el mercado fueron interceptados y sometidos por una comisión de la BRI. Los requisaron y dejaron ir a Edward José, pero a su acompañante se lo llevaron detenido porque tenía antecedentes penales.

Horas más tarde, la misma comisión de la BRI volvió a interceptar y a someter a Edward José, con la excusa de “chequearlo”. Pero otra vez lo dejaron ir…

Lea también: Lara: 93 ejecuciones extrajudiciales en menos de 5 meses / Webinar

El martes 28 a las 5:30 am los vecinos del barrio Moyetones se despertaron cuando sintieron irrumpir una camioneta y las motos de la BRI.

Los funcionarios llegaron directamente a la casa de Edward José. Sus familiares cuentan que lo obligaron a vestirse y que el joven se puso muy nervioso: “Les ofreció a los funcionarios una tablet y, unos dólares a cambio de que lo dejaran en su casa. Pero no accedieron, lo esposaron, lo montaron en una moto y se lo llevaron”.

Su familia notó que en la parte de afuera estaban los mismos funcionarios que hace dos días lo habían sometido. Angustiados, les preguntaron a dónde se lo habían y un funcionario de la BRI respondió sobre el lugar sino sobre el supuesto motivo: “para verificación”. A los diez minutos se escucharon unos disparos…

Los familiares comenzaron la búsqueda de Edward José por varias comisarías. En la sede de las FAES les recomendaron ir a la morgue, donde, finalmente, encontraron el cuerpo sin vida del hombre que hace una semana había llegado de Colombia.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *