Nacionales, Reportes

En dos horas las FAES mataron a dos hombres en la parroquia Ana Soto de Barquisimeto

Ejecuciones Extrajudiciales
Fueron dos procedimientos ejecutados al final del mes de abril por la FAES al oeste de Barquisimeto y en ambos casos los familiares fueron separados de las víctimas

Reporte Proiuris

Karina Peraza Rodríguez

Jesús Antonio Infante Flores, de 34 años de edad, y Ángel de Jesús Martínez Álvarez, de 21, fueron dos de las últimas seis personas asesinadas por cuerpos de seguridad en el mes de abril en el estado Lara.

Los procedimientos fueron realizados el lunes 27 de abril por efectivos de las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES) en la parroquia Ana Soto del municipio Iribarren.

Jesús Antonio Infante Flores fue la primera víctima. A las 4:00 am, mientras dormía con su pareja que tiene 6 meses de embarazo, fue sorprendido por funcionarios de las FAES que irrumpieron violentamente en su vivienda, ubicada en la comunidad Villa Bolivariana, en la vía Quíbor.

Lea también: Lara: 93 ejecuciones extrajudiciales en menos de 5 meses / Webinar

La madre de la víctima, quien no es identificada en resguardo de su integridad física, informó que los agentes de las FAES  golpearon, ataron las manos y se llevaron  hasta Tintorero, municipio Jiménez, a la mujer embarazada. Durante el trayecto la amenazaban y le decían constantemente que la iban a matar, mientras su esposo era trasladado en otro vehículo.

La joven fue dejada abandonada en un matorral. Ella salió hasta la carretera y tuvo que regresar caminando hasta su casa, a la cual llegó pasado mediodía. No fue sino hasta las 6:00 p.m. que supo que a su esposo lo habían matado.

La versión oficial difundida a través de medios de comunicación regionales indican que Jesús Antonio se había “enfrentado” a los funcionarios de las FAES en el kilómetro 13 de la vía Quíbor, específicamente en el sector Las Gemelas.

Al conocer la noticia, la madre de Jesús Antonio pagó 30 dólares en pasaje desde Caracas hasta Lara. “Ni en todos los años que tengo viviendo en barrios de Caracas había observado una acción tan criminal como la del FAES. Esta gente lo que hace es violar el derecho a la vida”, expresó la mujer.

La víctima era oriunda de Caracas y se mudó a Lara hace diez años. Estaba en libertad condicional y debía presentarse periódicamente ante un tribunal penal de Lara por el robo de un celular. Era vendedor de aliños y golosinas y con ello mantenía a su hija de 14 años de edad y a su esposa embarazada.

Salieron bajo engaño

“Abran la puerta que es un operativo” fue la advertencia de un grupo de funcionarios de la FAES que llegó a la puerta de la casa #19 de la vereda 2 del sector 1 de Los Cerrajones, al oeste de Barquisimeto.

Eran las 6:00 a.m. y en la casa se encontraban Ángel de Jesús Martínez Álvarez, su hermana y sus padres. Antes de abrir la puerta, la madre del joven le advirtió a su hijo que eran funcionarios y este le indicó que abriera, pues no había nada que esconder.

La casa estaba rodeada pero solo ingresaron seis hombres y tres mujeres armados. Ángel de Jesús fue separado de su familia a quienes sacaron de la morada con la excusa que iban a ser interrogados. La familia fue obligada a subir a un vehículo particular. Los “pasearon” por el Cementerio Municipal y posteriormente fueron dejados en la sede de la Brigada Territorial de Inteligencia (BTI) de la FAES, ubicada en la calle 48 con avenida Pedro León Torres de Barquisimeto.

Los padres y hermana del joven esperaban el supuesto interrogatorio. Después de hora y media los dejaron salir. Eran las 7:30 am. cuando abandonaron la sede del FAES. Regresaron a pie hasta Los Cerrajones y a las  9:00 a.m. aún su vivienda estaba tomada por funcionarios. Los vecinos les informaron que luego de escuchar unos disparos los funcionarios de las FAES sacaron a Ángel de Jesús muerto.

Los padres del fallecido informaron que Ángel de Jesús estaba en libertad condicional bajo un régimen de presentación mensual ante los tribunales. No precisaron el delito que se le imputa.

La víctima  trabajaba como comerciante en el estado Bolívar, pero se encontraba en Lara debido a que no se podía movilizar por la cuarentena. Con su muerte queda un bebe de 3 años de edad huérfano de padre.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *