Internacionales, Reportes

ONU: Venezuela sufre la cuarta crisis alimentaria más grave del mundo

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas ubicó en Venezuela entre los cuatro países con mayor necesidad de asistencia a raíz de la crisis alimentaria que atraviesa la población residente en el país así como los migrantes y refugiados

Reporte Proiuris

Alejandro Romero

Con 9,3 millones de personas que sufren de inseguridad alimentaria, Venezuela figura como la cuarta crisis alimentaria más grande del mundo en el informe del Programa Mundial de Alimentos 2020.

El conflicto y la inseguridad son los principales catalizadores de las crisis alimentarias en 2019, según el programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) . El número total de personas en crisis alimentarias aumentaron de 74 millones en el 2018 a 77 millones de personas en 22 países analizados.

Por encima de Venezuela tres países figuran como los más afectados: Yemen (15,9 millones), República Democrática del Congo (15,6),  y Afganistán (11,3). De los Estados analizados en América del Sur y el Caribe, Venezuela es el más crítico.

De los  9,3 millones de venezolanos que padecen inseguridad alimentaria aguda, 2,4 millones fueron considerados con inseguridad alimentaria severa y 7 millones inseguridad alimentaria moderada.

Los estados del país con mayor inseguridad alimentaria fueron Delta Amacuro con 21%, seguido por Amazonas 15%, Falcón, 13%, Zulia y Bolívar 11%, de acuerdo con el estudio

Migrantes y Refugiados

1,2 millones de migrantes y refugiados venezolanos padecen inseguridad alimentaria aguda. El informe destacó que la escasez de recursos y la dificultad de estos grupos para acceder a los alimentos obliga a las personas a adoptar estrategias para lidiar con la falta de comida. 

En Colombia, aproximadamente 891.000 personas (55% de la población migrante analizada) se encontraban en inseguridad alimentaria y necesidad de asistencia. Alrededor de 345.000 (21%) padecían inseguridad alimentaria grave y 546.000 padecían inseguridad alimentaria moderada (34%).

También puedes leer: “CIDH exige mayor protección a migrantes y refugiados en el contexto de la COVID-19”

El Programa Mundial de Alimentos determinó que 75% de los migrantes venezolanos en Colombia vive debajo de la línea de pobreza. La mayoría de sus gastos eran destinados a alimentos y vivienda. Uno de cada tres se endeudaron para adquirir alimentos.

En Ecuador, aproximadamente 292.600 migrantes venezolanos (76% de la población analizada)  se encontraban en inseguridad alimentaria y necesidad de asistencia. De ellos 100.000 (26%) padecían inseguridad alimentaria severa y 192.500 inseguridad alimentaria grave (50 por ciento).  37% de los migrantes venezolanos vivían en pobreza. Alrededor del 29% vivía en hacinamineto y el 41% estaban sin hogar.

El informe destacó que las restricciones de visa impuestas a los venezolanos que ingresan a Ecuador en 2019 ha afectado su capacidad de generar ingresos. Más del 55% no pudo ganar suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas  

La economía como factor agravante

El informe señaló que la profunda recesión económica ha persistido durante cinco años consecutivos con una inflación mensual de casi 200% en enero de 2019, que no permite a los venezolanos cubrir sus necesidades básicas.

El Programa Mundial de Alimentos señaló que más de un tercio de la población venezolana ha sufrido pérdida total de sus ingresos. El salario mínimo mensual de 250.000 ($1.35 dólares al momento de escribir este reporte) es insuficiente para comprar la canasta básica de alimentos. Se necesitan al menos $105 dólares para que una familia venezolana pueda cubrir sus demandan alimentaria básica.

También puedes leer: “Conoce la guía de protección de mujeres y niñas durante la pandemia”

El estudio también señala que la escasez de alimentos se hizo más frecuente ya que la cosecha estaba por debajo del promedio así como la disminución de los ingresos de remesas.

Proyecciones y COVID-19

El Programa Mundial de Alimentos menciona en su informe que el gobierno venezolano no ha publicado datos oficiales de nutrición desde 2007. La falta de transparencia por parte del Estado impide la realización de estudios óptimos que puedan ayudar a reducir los riesgos alimentarios en el país.  

Los estudios fueron realizados antes del brote mundial de la COVID-19, no obstante el informe pronostica que la crisis sanitaria  afectará a más personas en el transcurso del 2020 de manera interseccional, saturando en primera instancia los sistemas de salud. 

El Programa Mundial de Alimentos señaló que las sanciones internacionales “profundizarán la crisis económica” y  que las tensiones políticas internas pueden aumentar disturbios domésticos 

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *