Nacionales, Reportes

Personas en situación de calle: cuando no hay hogar para protegerse del Covid-19

Aunque algunos usan guantes y tapabocas, hurgar en la basura en búsqueda de comida es una situación de riesgo extrema que debe ser atendida por las autoridades del Estado

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

Expertos de las Naciones Unidas hicieron un llamado a todos los Estados para garantizar los derechos de todas las personas y en particular a los que que corren mayor riesgo de contraer el Covid-19: adultos mayores, personas con discapacidad, pueblos y comunidades indígenas, trabajadores informales… En general, el llamado es que las personas se queden en casa, pero, ¿qué pasa con los que no tienen un hogar?

El Estado venezolano debe garantizar la protección de las personas que viven en la calle o en viviendas extremadamente inadecuadas ante la emergencia sanitaria que se vive en el país y que empeora con la pandemia.

El Estado debe cesar cualquier acción de desalojo y en su lugar proporcionar viviendas de emergencia que puedan proveer servicios básicos a esta población que necesita aislarse para prevenir un posible contagio. Asimismo, las autoridades policiales no pueden castigar a ningún ciudadano por no cumplir los toques de queda establecidos por la cuarentena.  

 “Insto a los Estados a que tomen medidas extraordinarias para garantizar el derecho a la vivienda para que todos puedan protegerse contra la pandemia. Están surgiendo buenas prácticas en algunos Estados, que incluyen: moratorias de desalojos debido a atrasos en alquileres e hipotecas; aplazamientos de pagos de hipotecas para los afectados por el virus; extensión de las moratorias de invierno sobre los desalojos forzosos de asentamientos informales; y mayor acceso a saneamiento y refugios de emergencia para personas sin hogar “, indicó Leilani Farha, relatora especial de la ONU sobre el derecho a una vivienda adecuada.

Escenario venezolano

Sucios, descalzos, simulando peleas, comiendo mango o un pedazo de pan mendigado. Algunos andan con sus bolsas de caramelos desgastadas: “Uno en 200, tres por 500”, vociferan. Los guardan en sus bolsos tricolores, esos que se destinan a los alumnos de las escuelas bolivarianas. La mendicidad es la actividad recurrente en 80 % de los niños que viven en la calle, huérfanos de un Estado que se encuentra en una crisis acentuada por el Covid-19.

En la tercera semana de cuarentena, en algunas regiones del país las medidas de gobernadores van desde multas, amenazas de cárcel y aislamiento total de municipios bajo el control de funcionarios de la Guardia Nacional para garantizar que las personas se queden en sus casas. A pesar de esto, los más afectados son los ciudadanos que no tienen un lugar donde resguardarse.

Regala Una Sonrisa, una ONG que ha brindado ayuda social a personas en situación de calle, informó que en lo que va de 2020 ha podido asistir a 232 personas sin hogar con la intención de integrar a estos ciudadanos para superar su realidad y finalmente reinsertarlos en la sociedad.

Actualmente, el Estado no ha informado sobre la situación en que se encuentran los que viven en las calles. Sin embargo, más de 5.000 personas, entre ellos niños, niñas y adolescentes, se encuentran en estado de vulnerabilidad solo en la capital del país, según cifras de la ONG. Lo cierto es que este sector de la población está más propenso a contagiarse de Covid-19 por la dificultad de desarrollar medidas de higiene y estar expuestos en las calles.

Los ciudadanos en situación de calle también han denunciado que son blanco de humillaciones por parte de funcionarios de los cuerpos de seguridad que les exigen retirarse de lugares públicos, a pesar de no contar con un hogar. En algunos casos les exigen un tapabocas o guantes que no pueden comprar.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *