Nacionales, Reportes

El Covid-19 en una Venezuela sin acceso al agua potable

Un grupo de expertos de la ONU pidió a los Estados de todo el mundo aplicar medidas que garanticen el suministro continuo y suficiente de agua para evitar la propagación de la pandemia que cunde por todo el planeta

Reporte Proiuris

Jackelin Díaz

La epidemia del coronavirus continúa su curso. El número de contagiados en Venezuela sigue en aumento mientras que el suministro de agua es limitado. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) exhorta a los Estados a garantizar el acceso al agua potable para cubrir las necesidades básicas de un ser humano, y ahora mucho más para combatir la pandemia del Covid-19.

“No se podrá parar el Covid-19 sin proporcionar agua a las personas en situación de vulnerabilidad”, advirtió la ONU y estableció pautas para afrontar la pandemia. Naciones Unidas insistió en señalar que el “acceso limitado al agua las hace más propensas a infectarse”. 

La organización mundial considera “esencial” que se proporcione agua “gratuita” mientras dure la crisis derivada de la pandemia global de Covid-19 a las personas “que viven en la pobreza y a las afectadas por las dificultades económicas que se avecinan”. “Se debe obligar a los proveedores tanto públicos como privados a cumplir estas medidas fundamentales”, se lee en el documento.

“La lucha mundial contra la pandemia tiene pocas posibilidades de éxito si la higiene personal, la principal medida para prevenir el contagio, no está al alcance de los 2.200 millones de personas que no tienen acceso a servicios de agua potable”, agrega la ONU.

El Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVSP) indicó a Proiuris que en 55 % de los hogares, en Caracas, la capital del país, el agua falta entre 1 y 4 días por semana.

Afirmaron que los problemas de suministro se deben al deterioro en los sistemas de producción, transporte y distribución del agua corriente, y a la falta de mantenimiento. Adicionalmente, no se han concluido obras planificadas para compensar el incremento en la demanda de agua por el aumento de la población.

El OVSP también reveló en una encuesta realizada recientemente en el país, el servicio de agua potable fue valorado negativamente por casi el 70 % de los  consultados y, si bien el 96 % señaló contar con sistema de tuberías en su hogar, solo 10 % afirmó que recibe el suministro de forma continua. 

La inconstancia en la recepción de agua fue una de las principales razones por las que los caraqueños evaluaron negativamente el servicio, el 30 % de la muestra así lo indicó en este centro urbano. Otras de las razones estuvieron relacionadas con la calidad del agua que reciben, un 20 % señaló entre sus motivos problemas de sabor, olor y color del líquido”, dijo Julio Cubas, presidente del OVSP.

Según la OMS, el agua también debe poseer dos características esenciales: color transparente y olor aceptable. Pero en las zonas donde el agua corriente hiede y sale marrón, la gente se abastece con camiones cisternas para evitar enfermarse. Los pozos artesanales dentro de las casas y los pozos gestionados por consejos comunales se convirtieron en sistemas alternativos de abastecimiento, sin importar que dispongan o no de certificaciones de calidad por parte de las autoridades con competencia.

También puedes leer: ¿Cuáles son las medidas que debe aplicar el Estado ante el Covid-19?

Carolina Campos no ha visto agua salir el grifo desde hace un mes, cuando el servicio fue interrumpido sin ningún aviso. Constantemente recibe mensajes sobre que el suministro volverá a surtir su urbanización, en Charallave, estado Miranda. Sin embargo, al momento de la publicación de este esto no ha sucedido.

Lisbeth, su hermana y sus dos sobrinos se dirigen todos los días a la entrada del sector con una pimpina de agua. Una cisterna viene de vez en cuando, pero se debe hacer cola. Las personas proceden a dejar los tobos y pimpinas uno detrás de otro, con la esperanza de que el agua alcance, pero más de 50 personas se encuentran bajo la misma situación.

“La última vez que tuve agua la colocaron una hora. Algunos vecinos dicen que el agua empieza a llegar en la madrugada para que rinda, pero nunca he intentado. Lo dudo mucho. Hay algunos vecinos que tienen la posibilidad de comprar una cisterna, pero los que no tenemos, hacemos la cola, más ahora en la situación con el coronavirus”, indicó Campos.

Lavarse las manos, pero con qué

Jesús Ollarves, especialista en Derecho y Política Internacional, aseguró que la violación del derecho humano al agua y al saneamiento es una de las evidencias de la emergencia compleja en Venezuela. Advirtió que 82 % de la población, equivalente a 28.621.000 de personas, no recibe agua de manera continua.

“La falta de mantenimiento de las redes de distribución de agua potable y de las conexiones domiciliarias provoca pérdidas de 5.400 litros por segundo de agua ya tratada. Además, las fuentes de captación están deterioradas porque ya cumplieron su vida útil y no han podido ser reemplazadas. A todo este cuadro hay que agregarle los casos de corrupción en la ejecución de obras”, agregó el abogado.

Para Ollarves la debilidad de la cultura del lavado de manos en Venezuela se puso de manifiesto antes del surgimiento del Covid-19, con infecciones diarreicas y respiratorias. Aclara que la única forma posible de consolidar el hábito es que todas las instancias de gobierno y la sociedad civil organizada promuevan y ejecuten una política de emergencia para que el lavado de manos sea una realidad.

“No se podrá parar el virus si no se le proporciona la suficiente agua potable a la población en situación de vulnerabilidad. Lavarse las manos con jabón y agua limpia es esencial para combatir el mortal coronavirus”, enfatizó el especialista. A su juicio, los organismos internacionales deben promover programas de cooperación para garantizar el suministro a las zonas más pobres.

Ollarves aseguró que las alcaldías deben trabajar de la mano con las mesas técnicas de agua para tratar de proporcionar un acceso de continuo de agua al ciudadano. “Sin agua no se puede combatir el Covid-19″, finalizó el abogado.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *