Nacionales, Reportes

En rutas ilegales aumenta el riesgo del Covid-19 para los migrantes

La pandemia puede afectar a los grupos en situación de vulnerabilidad que no han sido integrados a los sistemas de salud pública de los Estados receptores. En Colombia, la sociedad civil demanda acciones más contundentes

Reporte Proiuris

Alejandro Romero

La exclusión de los servicios de salud es un riesgo adicional que corren los migrantes y refugiados en el contexto de la pandemia del Covid-19. Así lo señaló la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en un comunicado a través del cual exhorta a los Estados a integrar a las poblaciones en condición de vulnerabilidad a recibir atención digna.

La abogada experta en migración, María Montoya, explicó que el cierre de fronteras con Colombia y Brasil como medida de prevención para evitar la propagación del virus invisibiliza la situación de los migrantes y refugiados que optan por rutas ilegales para llegar a sus destinos exponiéndose al Covid-19.

La condición de estos grupos puede agravarse cuando los individuos consideran factores como la separación familiar o la detención. Montoya señaló que un migrante con miedo a la deportación estará menos dispuesto a acceder a la atención médica o proporcionar información sobre su estado de salud. Advirtió que muchos pueden evitar buscar ayuda en organismos del Estado si este no les garantiza su integración.

La abogada indicó que ante la emergencia causada por el Covid-19, los Estados deben tener consideración especial con los migrantes y refugiados, pues constituye un grupo en condiciones de vulnerabilidad extrema que, además, ponen en riesgo a muchas otras personas.

Sociedad Civil demanda acciones contundentes

El pasado miércoles el presidente de Colombia, Iván Duque hizo un pronunciamiento en el que señaló que los venezolanos eran el mayor desafío social que afrontaba el país en relación con la pandemia. Colombia suma 1,7 millones de migrantes y refugiados venezolanos.

Toni Vitola, vicepresidente de la Colonia de Venezolanos en Colombia señaló que en ese país los esfuerzos por controlar la pandemia en los grupos de migrantes y refugiados han estado a cargo de los gobiernos locales y departamentales.

Vitola puntualizó que las acciones destinadas para ayudar a la población de migrantes y refugiados vienen de parte de alcaldías en forma de mercados o de asistencias a aquellos que presentan síntomas. No es una ayuda masificada.

“Entre las ayudas provistas por el gobierno nacional se planteó consignar un bono a las personas que los gobiernos locales consideren situación de vulnerabilidad”, añadió. Sin embargo, destacó que hasta los momentos no ha habido una línea de acción clara para trabajar de manera eficiente en la protección de los grupos.

También puedes leer: «Bachelet pide protección para los privados de libertad amenazados por el Covid-19»

Agregó que diversas organizaciones internacionales están estructurando un plan de acción que para combatir el Covid-19  en las poblaciones de migrantes y refugiados, especialmente en las zonas fronterizas, donde el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y La Cruz Roja tienen campamentos.

Vitola señaló que en la ciudad de Medellín, donde él reside todavía no se había registrado el primer caso de venezolano con Covid-19. Sin embargo, la mayor preocupación para este grupo radica en la ciudad fronteriza de Cúcuta, que recibió en promedio 5.000 venezolanos al día el año pasado.

La facilitación de recursos es menester para evitar la pandemia en las poblaciones vulnerables, por lo que enfatizó que para muchos organismos a los que les había sido designado un presupuesto para las labores con migrantes y refugiados ha sido difícil destinar fondos crisis del Covid-19 en latinoámerica.

“Las directrices ejecutivas han beneficiado a la población general, sobretodo la colombiana, pero el apoyo para los migrantes y refugiados ha sido gestado a través de las alcaldías y por organizaciones internacionales que tienen meses apoyando a estos grupos”, dijo.

Por otro lado, Filippo Grandi, Secretario General de la ONU, aseveró que en la medida en que se propaga la pandemia, la respuesta debe ser integrar a los más vulnerables en las  sociedades, incluidos los refugiados, afectados por guerras, persecuciones y desastres.

También puedes leer: «Medidas de Maduro para contener COVID-19 generan dudas en el sector salud»

El Acnur solicitó 255 millones de dólares para responder al brote de Covid-19 en las poblaciones de migrantes y refugiados. Los fondos se incluyen en un llamado más amplio de la ONU para recaudar dos mil millones de dólares para protegerse frente al coronavirus.

Los fondos también se destinarán a campañas de información pública sobre cómo proteger a las personas y a aquellos que entren en contacto con el virus, y también para establecer puentes aéreos y plataformas en África, Asia y América Latina para trasladar a trabajadores humanitarios y materiales de ayuda humanitaria donde más se necesitan.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *