Nacionales

¿Cuáles son las medidas que debe aplicar el Estado ante el Covid-19?

Los países miembros de las Naciones Unidas están obligados a identificar, analizar y notificar sobre su situación ante una emergencia sanitaria. Estos son los protocolos que deben llevarse a cabo luego que la OMS declare un brote de un virus como pandemia 

Reporte Proiuris

Jackeline Díaz

Los gobiernos de todo el mundo han tomado medidas drásticas para mitigar los riesgos del Covid-19. La rápida propagación del virus ha llevado a que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarase el estado de emergencia internacional por los peligros que representa el coronavirus. 

Esta figura, que ya ha sido proclamada hasta en seis ocasiones, viene regulada en el Reglamento Sanitario Internacional (RSI), una normativa adoptada en 2005 por la Asamblea Mundial de la Salud y que tiene como objetivo “prevenir la propagación internacional de enfermedades, proteger contra esa propagación, controlarla y darle una respuesta de proporcionada y restringida a los riesgos para la salud pública”.

Al registrar un incidente de este tipo, el país está obligado, de acuerdo con los estatutos de la OMS, a identificar, investigar, confirmar, notificar y analizar rápidamente los eventos; y, después, a notificar de la situación al resto de países miembros. 

El reglamento también establece un marco aprobado de compromisos y responsabilidades para que los Estados miembros y la OMS asignen recursos destinados a limitar la propagación internacional de epidemias, a la vez que se minimizan las interferencias a los viajes, el comercio y las economías. 

Por esta razón la Organización Mundial de Salud (OMS) emitió recomendaciones específicas, prorrogables por tres meses, a los 192 países integrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), esto para evitar la propagación del Covid-19.

Entre las recomendaciones de la organización internacional se incluye restricciones en el tránsito de personas y mercancía, así como el incremento de la seguridad en aeropuertos y estaciones ferroviarias, donde la afluencia de personas de varios países es constante. 

Las cinco veces anteriores en las que se decretó una “emergencia de salud internacional” fueron por la gripe porcina H1N1 de 2009, el virus del Zika en 2016, el Ébola que golpeó fuertemente al África occidental entre 2014 y 2016, así como a la República Democrática del Congo en 2018.

La OMS también indica en su informe de preparativos en caso de pandemia que los países cuentan con una capacidad variable para planificar su respuesta a una pandemia de influenza, a la vez que pueden encontrarse en etapas diferentes del proceso de planificación. 

El protocolo establece que los países afectados deben proporcionar información transparente sobre lo sucedido y estar preparados para aislar a los pacientes infectados.

El Estado también se encuentra en la responsabilidad de crear un plan de seguridad sanitaria, determinar los recursos y nombrar a un coordinador de alto nivel para aplicar estas medidas.

Asimismo, la OMS y el Banco Mundial, en colaboración con los países, tienen que elaborar y aplicar intervenciones prioritarias que puedan financiarse en los ciclos presupuestarios actuales.

Las naciones deben contribuir con la financiación y desarrollo de una vacuna universal contra la gripe y antivíricos de amplio espectro. Finalmente, la ONU y la OMS tienen que definir con claridad las funciones y responsabilidades y los mecanismos de activación oportunos para la respuesta coordinada en caso de emergencia sanitaria.

El plan de preparación y respuesta mundial frente al nuevo coronavirus necesita 675 millones de dólares

“Es preciso brindar ayuda urgentemente para proteger del brote a los países vulnerables”, fue una noticia publicada el 5 de febrero de 2020 con la intención de evitar la propagación el Covid-19

En el plan estratégico de preparación y respuesta frente al nuevo coronavirus se especifican las actividades que deben desarrollar en todo el mundo las organizaciones internacionales del ámbito de la salud, incluida la OMS, así como los recursos que necesitan para el periodo comprendido entre febrero y abril de 2020, con el fin de aplicar las principales medidas de salud pública que permitan que los países estén preparados y puedan combatir el coronavirus. 

Los objetivos del plan son limitar la transmisión del virus entre personas, sobre todo en los países más vulnerables en caso de que se enfrenten a un brote; detectar, aislar y atender rápidamente a los pacientes; transmitir datos básicos sobre los eventos y los riesgos; reducir al mínimo las repercusiones sociales y económicas; limitar la propagación del virus a partir de fuentes animales, y resolver incógnitas importantes.

Mike Ryan, director ejecutivo del Programa de Emergencias Sanitarias de la OMS, explica que “para responder eficazmente a un brote es necesario haberse preparado suficientemente antes de que se produzca”. 

La OMS considera que este brote representa un riesgo muy elevado en China y un riesgo elevado a nivel regional y mundial. En la evaluación de riesgos se tuvieron en cuenta factores como la probabilidad de que el virus se siga propagando, las posibles repercusiones para la salud humana y los distintos niveles de eficacia de las medidas nacionales de preparación y respuesta. Asimismo, en el plan se insta a actuar con rapidez para hacer frente a estos riesgos y prestar el apoyo necesario en determinadas esferas.

A fecha del 5 de febrero, 25 países habían notificado casos confirmados por coronavirus.

Hoy, 23 de marzo, 162 países han informado de casos positivos en sus territorios. Más de 375.577 personas se han contagiado y 16.369 han muerto a causa de esta enfermedad. 

Venezuela en situación vulnerable

El Índice Global de Seguridad en Salud publicó un mapa en el que identifica los países mejor y peor preparados para una epidemia, donde resalta Venezuela dentro del rango de los peores.

La organización Médicos por la Salud advirtió que en 70 % de los hospitales no hay agua y 80 % no tienen luz, siendo el acceso al agua lo más primordial para evitar la transmisión del coronavirus.

Desde 2017 la información epidemiológica de Venezuela no es pública y los médicos, y la población en general, no pueden acceder a cifras que les permitan acciones más eficaces. A esta situación también se le suma la censura por parte del Estado y el hostigamiento a periodistas que no ha cesado, aún cuando el país se encuentra en cuarentena.

Recomendaciones ofrecidas por la OMS ante la emergencia sanitaria: 

  • Implementar medidas restrictivas en los viajes y el comercio solo si son necesarias y basadas en la evidencia. No se recomienda formalmente ninguna de esas medidas.
  • Apoyar a los países que tienen los sistemas sanitarios más débiles.
  • Acelerar el desarrollo de una vacuna.
  • Combatir los rumores y compartir información fidedigna.
  • Revisar los planes de preparación e identificar sus debilidades.
  • Compartir abiertamente datos y experiencias
  • Trabajar mano a mano con la comunidad internacional.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *