Nacionales, Reportes

Banco Mundial: Venezolanos podrían aportar más de 2.256 millones de soles en ingresos fiscales netos a Perú

Según el Banco Mundial, los venezolanos migrantes y refugiados pueden aumentar la productividad laboral en Perú en 3,2 %, por efecto del número de venezolanos que se encontraba en el país en 2018
Reporte Proiuris

Los migrantes y refugiados venezolanos representan una gran oportunidad económica para el Perú y tienen el potencial de aumentar la capacidad productiva del país e impulsar su crecimiento de manera significativa. Así lo sostiene el informe “Una oportunidad para todos: Los migrantes y refugiados venezolanos y el desarrollo futuro del Perú”, que presentó el Banco Mundial, como parte de una serie de estudios sobre la migración venezolana en América Latina y el Caribe.

De acuerdo con este estudio que divulgó este 26 de noviembre, para concretar estas oportunidades es necesario que se adapten políticas e instituciones públicas para integrar adecuadamente a la población de migrantes y refugiados venezolanos a la economía peruana.

Para dar contexto al análisis, la organización explica que la migración venezolana no tiene precedentes en la historia reciente de América Latina y el Caribe. Se estima que más de 4 millones de personas han dejado Venezuela, escapando de una crisis económica, social y política que ha mermado drásticamente la economía, la seguridad ciudadana y los estándares de vida del país. Unos 870.000 venezolanos han migrado al Perú desde principios de 2017.

También puedes leer: Venezuela y otros 149 países firmaron pacto para una migración segura y ordenada

El Banco Mundial destaca que los venezolanos migrantes y refugiados, que trabajan informalmente y reciben salarios menores que los trabajadores locales, podrían generar un ingreso fiscal neto de unos 2.256 millones de soles anuales en promedio entre 2019 y 2025, gracias al aumento de la demanda agregada y la recaudación de impuestos.

Además, sostiene que el valor agregado de la productividad laboral podría incrementarse en 3,2 %, por efecto del número de migrantes y refugiados que se encontraba en el país al 2018.

“Frente a las grandes necesidades de la población migrante y refugiada venezolana, el Perú ha actuado con solidaridad. Hoy se le presenta la oportunidad única de canalizar su inmenso potencial para dinamizar la economía del país, transformando este reto en una oportunidad para todos”, señaló Marianne Fay, directora del Banco Mundial para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú.

Fay también hizo énfasis en que este potencial solo se materializaría si se adoptan las medidas necesarias para su adecuada integración, lo cual se hace más urgente en un ambiente de creciente discriminación, comúnmente asociada a percepciones sobre la inseguridad y apropiación de servicios que no están sustentadas en datos.

“Pese a la gran magnitud del influjo venezolano, no se ha movilizado el apoyo suficiente, como sí ha sucedido en otras situaciones similares en el mundo. Hacemos un llamado a la comunidad internacional a sumar esfuerzos para transformar esta crisis humanitaria en una oportunidad de desarrollo tanto para la población migrante y refugiada, como para las comunidades receptoras”, remarcó Paula Rossiasco, especialista senior en Desarrollo Social del Banco Mundial y líder del equipo que elaboró la investigación.

El estudio también revela que la población venezolana que ha llegado al Perú es principalmente joven (42 % tiene entre 18 y 29 años), proviene mayoritariamente de zonas urbanas y es altamente calificada. 57 % de las personas en edad de trabajar tiene algún tipo de estudios superiores, entre los cuales aproximadamente la mitad tiene estudios superiores universitarios completos.

El Banco Mundial explica que este análisis “busca contribuir a la formulación de planes de respuesta, a fortalecer los mecanismos de coordinación multisectorial y a canalizar los recursos necesarios para atender las necesidades de las comunidades receptoras”.

Entre las recomendaciones que se ofrecen, destaca la necesidad de adaptar el sistema institucional y legal para facilitar la integración de migrantes y refugiados, ampliar la oferta de servicios para todos en las principales áreas receptoras, brindar mayor apoyo a la población migrante más vulnerable y combatir los mitos que refuerzan la discriminación y la xenofobia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *