Nacionales, Reportes

Mediánalisis:“Censura afecta a uno de cada cinco periodistas venezolanos”

La precarización de la profesión, por los bajos sueldos,  coloca a los comunicadores sociales en una situación de mayor vulnerabilidad

Las agresiones personales han caracterizado el ejercicio periodístico durante el año 2019, lo que ha derivado en la censura y la autocensura de periodistas y medios de comunicación y, consecuentemente, la violación del derecho de los ciudadanos a dar y recibir información. Así lo estableció Medianálisis en su informe anual sobre la situación del periodismo venezolano.

En el estudio se consultó a 365 periodistas que laboran en 141 medios ubicados en Caracas, Maracay, Barcelona, Puerto La Cruz, Ciudad Bolívar, San Félix, Valencia, Barquisimeto, San Cristóbal y Maracaibo, y que han sido afectados por la censura y la autocensura. El informe indica que estas acciones tendrían el propósito de evitar conflictos con autoridades públicas y preservar la seguridad de periodistas y medios de comunicación social.

La muestra consultada identifica al Poder Ejecutivo como la principal fuente de las agresiones, las cuales son  catalogadas como: amenazas personales, incautación o el daño de equipos y materiales periodísticos, detenciones ilegales y ataques a la integridad física.

También puedes leer: «Disparos al rostro: un patrón de represión de manifestaciones antigubernamentales»

En contraste con lo expuesto, el documento señala que 38 % de los periodistas indicó haber modificado u omitido información con la finalidad de proteger a la fuente o a partir de criterios de orden ético y de atención a la calidad informativa.

“En estos casos, estaríamos frente a la autorregulación, ya sea para proteger a la fuente, respetar los derechos de los menores de edad o para mejorar significativamente el contenido de sus informaciones”, señala el informe.

 La encuestadora resalta que las agresiones no se denuncian debido al aumento de la impunidad por parte de quienes las cometen, en su mayoría miembros de cuerpos de seguridad del Estado y civiles que integran grupos progubernamentales de choque.

Otro de los aspectos que se aborda en el informe tienen que ver con las precarias condiciones laborales de los periodistas: uno de cada tres gana entre uno y dos salarios mínimos. Esta situación explica por qué dos de cada tres periodistas consultados tienen múltiples empleos que no tienen nada que ver con su condición de comunicador social.

El informe indica que un número cada vez mayor de periodistas ejerce sin estar afiliado a asociaciones profesionales ni sindicatos, lo que indica que un porcentaje de trabajadores son vulnerables frente a potenciales abusos patronales.

Como resultado del estudio se observa la pérdida de autonomía e independencia producto de las presiones y agresiones que imponen cada vez mayores niveles de censura y autocensura en la labor informativa en la defensa de la libertad de expresión y el derecho a la Información.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *