Internacionales, Reportes

Maduro apenas cuenta con el respaldo de 3 de los 47 países del Consejo de Derechos Humanos

Solo Camerún, Eritrea y Filipinas se opusieron a la creación de una misión de la ONU para investigar detenciones arbitrarias, desapariciones forzadas, torturas y ejecuciones extrajudiciales en el país. El gobierno de Maduro está en el banquillo de la ONU, no en un cómodo sillón en Ginebra
Reporte Proiuris
Edgar López

Es lógico que cualquier persona  se pregunte cómo es posible que Venezuela haya sido electa para integrar el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, como ocurrió este 17 de octubre de 2019. Se supone que alguien, en este caso un país, es elegido por sus méritos en un área determinada. Y Venezuela, (lo ha dicho la misma ONU) es una  de las naciones del mundo donde el Estado es responsable de las más atroces violaciones de derechos humanos, perpetradas de manera sistemática: torturas, desapariciones forzadas, ejecuciones extrajudiciales…

El relato mediático puede contribuir a la confusión, sobre todo cuando la incorporación de Venezuela al Consejo de Derechos Humanos se reseña como un logro del gobierno de Maduro. Venezuela logra un escaño en Consejo de DDHH de la ONU, es el principal titular del diario El Universal, en su edición de este 18 de octubre. Y no solo se trata de medios de comunicación controlados por el gobierno que encabeza Maduro, pues El País, de España, también se hace eco de una “batalla” ganada por la  diplomacia chavista-madurista: Maduro logra un puesto en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

También puedes leer: ONU decide enviar a Venezuela misión para investigar ejecuciones extrajudiciales, desapariciones y torturas

Como era previsible, la administración de Maduro se ufana del supuesto triunfo y hace una interpretación acomodaticia: «Para evitar que haya mayores violaciones, que se sigan bloqueando y bombardeando países, allí estará Venezuela presente en el Consejo de Derechos Humanos para el período 2020-2022”, dijo el canciller venezolano Jorge Arreaza.

¿Qué es y cómo funciona?

El Consejo de Derechos Humanos es un organismo del sistema de Naciones Unidas, integrado por 47 Estados. Sus miembros son elegidos por mayoría simple de la Asamblea General, mediante votación secreta. La candidatura de Venezuela obtuvo 105 votos a favor.

Se trata de puestos rotatorios, que se renuevan cada tres años y están regidos por un esquema de cuotas para garantizar una representación de todos los países integrantes de la ONU en el seno del Consejo de Derechos Humanos, existe un sistema de cuotas: 13 Estados de África; 13 Estados de Asia y el Pacífico; 8 Estados de América Latina y el Caribe; 7 Estados de Europa Occidental y Otros Estados; 6 Estados de Europa Oriental.

La integración del Consejo de Derechos Humanos obedece a un simple criterio geográfico y no implica que sus miembros tengan solvencia en materia de derechos humanos. De hecho, el Consejo de Derechos Humanos ha estado integrado por países de dudosa reputación internacional en términos de democracia y sujeción al Estado de Derecho, entre ellos China, Cuba, Eritrea, Libia, Nicaragua, Ruanda y la propia Venezuela.

Hay un detalle especialmente relevante para el caso venezolano: El personal de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) actúa como secretaría del Consejo de Derechos Humanos, “proporcionando a sus miembros apoyo técnico, sustantivo y administrativo”, se acota en la web del Consejo de Derechos Humanos. Se trata de la misma oficina que ha elaborado los informes más lapidarios sobre Venezuela en los últimos años, incluyendo el más reciente informe presentado por la actual Alta Comisionada, Michelle Bachelet, a través del cual se logró (eso sí es un logro, habida cuenta de la resistencia del gobierno de Maduro) la documentación de los atropellos estatales en el contexto de la emergencia humanitaria compleja en Venezuela.

También puedes leer: Informe de la Alta Comisionda de las Naciones Unidas sobre la situación de los DDHH en Venezuela

La correlación de fuerzas

Tan o más importante que el informe Bachelet es la creación de una Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos, que el 27 de septiembre de 2019 fue aprobada por el Consejo de Derechos Humanos, con el propósito expreso de investigar las ejecuciones extrajudiciales, las desapariciones forzadas, las detenciones arbitrarias y las torturas en Venezuela.

Dicha resolución del Consejo de Derechos Humanos destaca que, según cálculos del Acnudh, 6.000 personas han muerto a manos de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado y que 3,7 millones de venezolanos están malnutridos.

De los 47 países que hace tres semanas integraban el Consejo de Derechos Humanos, 19 votaron a favor de la creación de la Misión Internacional Independiente de Determinación de los Hechos en Venezuela, 7 en contra y 21 se abstuvieron.

Dicho de otra forma, hace tres semanas el respaldo a Venezuela en el seno del Consejo de Derechos Humanos se limitaba a: Arabia Saudita, Camerún, China, Cuba, Egipto, Eritrea y Filipinas. Pero, después de la renovación de sus integrantes que se acordó este 17 de octubre, Venezuela perdió  cuatro aliados: Arabia Saudita, Cuba, China y Egipto. A fin de cuentas, el respaldo comprobado al gobierno de Maduro en el seno del Consejo de Derechos Humanos se redujo a tres países: Camerún, Eritrea y Filipinas.

Por lo demás, las decisiones del Consejo de Derechos Humanos se toman por mayoría simple. En su sitio oficial se indica: “El Consejo puede adoptar textos con o sin votación registrada. Para que adopte un proyecto de texto mediante votación, debe contar con el apoyo de la mayoría de los miembros del Consejo. Sólo los Estados miembros pueden votar”.

Dicho de otra forma, Venezuela no cuenta con el respaldo de la mayoría de los países integrantes del Consejo de Derechos Humanos, por lo cual su incorporación a ese organismo no es suficiente para influir en sus decisiones de manera determinante.

No es un cómodo sillón en Ginebra el que ocupará la representación de Maduro a partir de enero de 2020, pues desde mucho antes permanece en el banquillo de los acusados.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *