Nacionales, Reportes

Escuelas de Fe y Alegría afrontan deserción de docentes

La ausencia de profesores en las aulas de clases debido a los bajos sueldos y condiciones precarias ha generado un impacto que entorpece la logística administrativa de la institución y afecta la calidad de la educación que recibe el alumnado
Reporte Proiuris
Alejandro Romero

Desde que comenzó el nuevo período escolar, siete profesores han renunciado, causando un vacío de 200 horas académicas. El problema que afrontan en el colegio María Inmaculada de Fe y Alegría tiene un origen claro: los bajos sueldos de los docentes.

“No es viable para un profesor, que gana como máximo 60 mil bolívares quincenal, pagar el pasaje y la comida, cuando hay colegios privados que ofrecen estos beneficios o algún bono en dólares”, señala Ana Sandoval, profesora de Biología de la escuela ubicada en el barrio Unión de Petare.

La profesora Sandoval asegura que este año escolar ha sido en el que más profesores han desertado

De acuerdo con la profesora, la plantilla de profesores del colegio María Inmaculada, debería estar integrada por 70 profesionales, pero 15 han optado por oficios que les permitan tener mayores ingresos.

También puedes leer:»Luis Izquiel: El Estado debe admitir que las FAES operan como un grupo de exterminio»

Sandoval atribuye las deserciones al desgaste que causan las “precarias” condiciones laborales de los docentes: “A pesar de que aún proveemos el desayuno y constantemente se hacen esfuerzos para que el profesor sea parte de la comunidad, hay muchos que solo comen lo que les ofrecemos aquí”.

La profesora explicó que Fe y Alegría ha hecho alianzas con universidades para captar a personal que pueda cubrir el déficit, a través de los servicios comunitarios que deben cumplir los estudiantes antes de graduarse.

También se constituyó una junta para optimizar las contribuciones que puedan hacer padres y representantes a efectos de mejorar las remuneraciones de los docentes. “Es complejo hacer este tipo de solicitudes a personas que también podrían estar en la misma situación de precariedad que los docentes. Sin embargo, han manifestado disposición a ayudar”, destacó Sandoval.

Danais Arteaga es coordinadora de Educación Media. Las funciones de su cargo son administrativas, pero ha asumido la responsabilidad de impartir clases a causa de las vacantes que han surgido en el plantel. “En educación media no tenemos profesor de Castellano”, indica a modo de ejemplo.

Sandoval y Arteaga explican que otro de los esfuerzos realizados por los docentes para compensar las horas vacantes generadas por el déficit de personal es que cada uno de los docentes imparta clases a dos grupos diferentes de manera simultánea. A dicho procedimiento lo denominan “adelantar horas”.

También puedes leer:»Ejecuciones extrajudiciales desestabilizan la vida de víctimas sobrevivientes»

Esta dinámica implica un mayor esfuerzo físico e intelectual por parte de los docentes, lo cual, advierte Sandoval, puede comprometer la salud de los profesores, así como la calidad de la educación que reciben los alumnos.

Hay representantes que son bachilleres y se incorporan a las labores docentes en las aulas bajo una figura denominada “refuerzo pedagógico”.

Algunos profesores del colegio María Inmaculada son especialistas en las materias que imparten, pero otros son bachilleres técnicos que no necesariamente saben de pedagogía. Los bachilleres técnicos requieren un acompañamiento de parte de los coordinadores para asegurar los objetivos en términos de aprendizaje.

“La situación económica de muchas personas las ha llevado a las aulas, a buscar empleo como docentes. Se les hace un acompañamiento para que puedan hacerlo bajo los estándares pedagógicos que rigen la educación en Fe y Alegría”, señaló Arteaga.

Danais Artega alterna entre su cargo de oficina para poder suplir las horas que dejan los profesores que dejan la institución

Un desafío adicional es el aumento de la matrícula: “Hemos recibido estudiantes de colegios de la zona que han cerrado debido a la falta de profesores o de alumnos, lo cual representa una dinámica muy compleja para nosotros”, destacó.

 “La solución inmediata es unir esfuerzos de manera multidireccional. Sin embargo, la calidad que queremos ofrecer no se logra de un día para otro, toca trabajar mucho”, concluyó Sandoval.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *