Nacionales, Reportes

Con masacre de 7 personas las FAES vengaron homicidio de un jefe policial

Familiares de seis de los siete muertos denunciaron que los funcionarios de las Fuerzas de Acciones Especiales cometieron ejecuciones extrajudiciales en el operativo que se desarrolló en El Valle y El Cementerio este 24 de julio
Reporte Proiuris
Erick S. González Caldea

El asesinato del comisionado en jefe de la Policía Nacional Bolivariana Carlos Valverde, de 43 años de edad, desencadenó la furia de las FAES. Mediante una razia que se desarrolló este 24 de julio y durante doce horas consecutivas en varios barrios de El Valle y El Cementerio, funcionarios del cuerpo élite de la Policía Nacional Bolivariana mataron a siete personas. Además de la familia del jefe policial, otras seis quedaron en luto por una acción policial con ribetes de venganza.

Los funcionarios de las FAES reportaron solamente un fallecido, cuya identidad no fue suministrada en el reporte filtrado a la prensa. Los reporteros pudieron determinar que los muertos a manos de las FAES son: William Daniel Chacón Mendoza, de 19 años de edad; Giovanny Alejandro Contreras Moreno, de 19 años; Javier Noria, de 32 años; Carlos Javier González, de 22 años; Antony José Matos Hernández, de 22 años; y Raifer Martínez, cuya edad no se logró precisar. Según sus familiares, todos fueron ejecutados dentro de sus hogares.

Testigos del hecho relataron que aproximadamente 30 funcionarios irrumpieron en la calle 9 de El Valle y avanzaron hacia el barrio El 70, el cual se prolonga hasta El Cementerio. Iban vestidos de negro, encapuchados y con armas largas. En camionetas tipo Hilux y motocicletas de alta cilindrada recorrieron la zona hasta llegar a las casas de las víctimas.

Los cuerpos sin vida fueron traslados al hospital Pérez Carreño de Caracas. Allí los médicos informaban a cada familia que su muerto no era el único del operativo, que hubo una masacre ese miércoles 24 de julio.

La mañana de este viernes 26 de julio, los familiares de las víctimas de las FAES continuaban los trámites para retirar a sus allegados. Se les dijo que debían esperar a fiscales del Ministerio Público para realizar reconocimientos post morten. Hasta el mediodía no habían sido entregados los cadáveres.

Lo encerraron en su casa

A las 3:00 pm, en la calle Vigía del sector La Pilita, en El Cementerio, detuvieron a Antony José Matos mientras caminaba con su esposa e hijo de 4 años de edad. Cinco funcionarios lo encerraron en la casa de su comadre y comenzaron a golpearlo y torturarlo, aseguran sus deudos.
“Lo estaban ahorcando. Lo sé porque su esposa logró verlo a través de la ventana. Pero no la dejaron pasar. La tenían sometida a ella mientras tenía al niño en brazos. Luego, se escucharon los disparos”, relató uno de los familiares de Matos, quien prefirió no ser identificado. Aseguró que a las 3:30 pm el hombre de 22 años de edad fue ejecutado.

La versión extraoficial indica que los funcionarios comenzaron a disparar hacia las paredes y algunos electrodomésticos con el fin de simular el enfrentamiento. “También metieron el cadáver de otro muchacho para decir que no estaba solo. Todo lo que ellos hicieron fue falso. Antony nunca se enfrentó”, sostuvo el informante.

También puedes leer: Preso por protestar y luego asesinado por las FAES #CuandoLaPolicíaMata

Cerca de la casa, la esposa y la comadre de la víctima eran agredidas verbalmente por otros funcionarios de las FAES. “A la comadre la apuntaron con la pistola y le decían que se callara. El funcionario le dijo que la iba a meter adentro para matarla también”, sostiene el familiar.

Los agentes policiales habrían sacado el cadáver de Matos por la parte trasera de la vivienda sin que su familia se dieran cuenta. La víctima recibió dos impactos de bala en el tórax. Fue trasladado al hospital Pérez Carreño, donde fue ingresado dos horas después de haber fallecido, indicaron los familiares.

“Antony fue sacado en una bolsa blanca, según vieron los vecinos de la zona. Lo llevaron muerto al hospital. Cuando llegamos al Pérez Carreño los médicos no nos dejaron ver el cadáver. Nos dijeron que tenían que estar presentes los funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalística (Cicpc). Además, nos dijeron que había otros seis muertos de ese operativo”, señaló otro informante.

Según sus familiares, Matos trabajaba junto con su esposa como vendedor de productos de limpieza en Caracas y La Guaira. Tenía tres meses viviendo con su pareja y su único hijo. “Antony era un muchacho sano. A pesar de tener poco tiempo en el barrio, se ganó el cariño de muchos. Sus vecinos están sorprendidos y nosotros con un dolor muy grande”, insistió uno de sus familiares.

“A sangre fría”

A las 5:30 pm, en la parte alta del Barrio El 70, fue asesinado Giovanny Alejandro Contreras Moreno, de 19 años de edad. Los agentes de las FAES llegaron a la casa donde vivía a las 5:00 pm, cuando él, su tía, dos primos y su abuela estaban reunidos en la sala.

“Llegaron tumbando la puerta. Comenzaron a amenazar a todos y se llevaron a Giovanny a la parte de afuera. A los demás lo encerraron”, sostuvo uno de sus familiares que también pidió reservar su identidad por temor a represalias.

Los testigos cuentan que los funcionarios del cuerpo élite de la PNB cerraron los accesos hacía la parte alta del barrio. La madre y hermanos de Contreras Moreno no pudieron subir al sector pasadas las 9:00 pm.

También puedes leer: Las FAES suman niños huérfanos a su prontuario #CuandoLaPolicíaMata

En el sitio, sus allegados le preguntaron a los funcionarios a dónde llevaron al muchacho. Les contestaron que solo lo iban a radiar para saber si tenía antecedentes penales. “No lo buscaron en el sistema, solo lo mataron. A sangre fría. Su tía escuchaba cómo pedía por su vida, como pedía ayuda…pero igual lo asesinaron”, señaló el familiar.

A Contreras Moreno le dieron cuatro disparos en el tórax. Fue trasladado sin vida al hospital Domingo Luciani, en El Llanito, pero su cuerpo llegó a las 10:45 pm, 20 minutos antes de que la familia se acercara al dispensario.

“Como no nos dejaron pasar, comenzamos a pedir información sobre el chamo. Nos dijeron que fuéramos a las comandancias de la PNB, que en alguna de ellas podía estar detenido. Eso fue a las 8:00 pm. De allí nos lanzamos a Caricuao… Nos dicen que no estaba allí, sino en el hospital…Cuando llegamos, a las 11 pm, Giovanny estaba muerto. Los médicos nos dijeron que no fue el único. Y no lo dudamos, porque peinaron todo el barrio”, indicó el informante.

También puedes leer: La PNB mata más personas que el hampa

Durante el periplo de búsqueda, los allegados de Contreras Moreno se dirigieron a la sede del Cicpc, en la avenida Urdaneta, y también a la oficina de Atención a la Víctima del Ministerio Público. Pero en ninguna de las dos instituciones los habrían atendido: “Nos dijeron que el sistema estaba caído. No hicieron nada, por eso nos fuimos al hospital tan tarde”.

Contreras Moreno, indicaron sus familiares, estaba terminando sus estudios de bachillerato y quería estudiar Ingeniería Mecánica. “A él lo acusaron de participar en el asesinato del funcionario de la PNB. Eso es mentira. Él no era ningún malandro, no mató a nadie y mucho menos se enfrentó a la policía”, repitió una de las mujeres de la familia.

“¡No me maten, no me maten!”

Familiares de Javier Noria, de 32 años de edad, y Carlos Javier González, de 22 años, denunciaron que funcionarios de las FAES los ejecutaron dentro de su hogar, en la calle 9 de Los Jardines del Valle, la noche del este miércoles 24 de julio.

Según relataron, los agentes policiales llegaron a la casa sin orden de allanamiento, desalojaron al resto de los integrantes de la familia y les dispararon dentro del hogar.

Uno de los allegados, quien prefirió no ser identificado, describió que los oficiales, de forma violenta, comenzaron a interrogar a ambas víctimas en relación con asesinato del jefe de operaciones de la estación policial El Valle, Carlos Valverde.

También puedes leer: Bachelet abrazó y lloró con las víctimas de las FAES

“Su hermana escuchó como Carlos comenzó a gritar ‘no me maten, no me maten’”, señaló el allegado, quien explicó que los oficiales funcionarios de las FAES irrumpieron en la residencia a las 9:00 pm  y no dejaron pasar a la familia sino hasta las 12:00 de la medianoche.

“Cuando entramos, todo estaba lleno de sangre, la sala sobre todo. También había orificios de bala, creemos de armas largas, en las paredes. Ninguno de los dos tenían pistolas, ellos no se enfrentaron”, aseguró el informante.

Javier Noria trabajaba en una carnicería de la zona, mientras que Carlos González no tenía un empleo fijo.

La matanza sistemática

La razia indiscriminada luego del asesinato de un policía es una práctica habitual de los cuerpos de seguridad del Estado. Sin embargo, desde la creación de las FAES, en 2017, estas acciones de venganza se ejecutan con mayor fiereza. El aliento que le dio Nicolás Maduro al cuerpo élite de la PNB el pasado 17 de julio (“Viva el FAES”, expresó Maduro) fundamenta un mal pronóstico.

Familiares de las víctimas de las presuntas ejecuciones extrajudiciales cometidas este miércoles 24 de julio, coincidieron en manifestar su indefensión frente a las FAES.

También puedes leer: Cuando las FAES regresan a tu casa y te vuelven a asesinar a un familiar

“Mataron a ese oficial y todo el barrio pagó las consecuencia”, explicó uno de los familiares de Contreras Moreno, la mañana de este viernes 26 de julio en la morgue de Bello Monte.

En Caracas, en lo que va del año 2019, se han reportado 165 presuntas ejecuciones extrajudiciales, de las cuales 130 habrían sido cometidas por funcionarios de las FAES, según los datos recabados por Monitor de Víctimas.

Con la ocurrida en el Valle y El Cementerio este 24 de julio, las FAES suman tres masacres (más de cinco asesinatos en un mismo operativo policial) durante 2019. La primera ocurrió en Macarao, el 8 de enero de 2019, con un saldo de seis fallecidos; la segunda en Las Mayas, el 10 de febrero de 2019, con 5 víctimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *