Nacionales, Reportes

Bachelet: el salario en Venezuela no permite la subsistencia y el CLAP no alcanza

El informe elaborado por la Alta Comisionada de las Naciones Unidas indica que más de 10% de los venezolanos está desnutrido, porque los ingresos familiares apenas alcanzan para cuatro días de comida al mes
Reporte Proiuris
Edgar López

Los CLAP, como estrategia gubernamental  para  paliar los estragos de la escasez y el alto costo de los alimentos, no pasó el examen de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

“El principal programa de asistencia alimentaria, conocido como ‘cajas CLAP’, no cubre las necesidades nutricionales que son elementales para la gente. El Gobierno no ha demostrado que ha utilizado todos los recursos disponibles para garantizar la realización progresiva del derecho a la alimentación, ni tampoco que hubiere buscado, sin éxito, asistencia internacional para abordar dichas deficiencias. En los últimos meses, el Gobierno ha solicitado y aceptado ayuda, aunque ha sido insuficiente para cubrir las necesidades de la población”. Así se estableció en el informe que la Alta Comisionada presentará este viernes 5 de julio ante el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

También puedes leer: Informe Bachelet: El Sebin y la Dgcim son responsables de la tortura en Venezuela

Bachelet se refirió al deterioro de los sistemas de producción y distribución que amenazan la seguridad alimentaria en el país, así como a la hiperinflación. “Las personas entrevistadas constantemente refirieron una falta de acceso a alimentos, debido tanto a la escasez como a los precios inasequibles. La disponibilidad de suficiente comida de calidad es deficiente, y los entrevistados dijeron que comían una vez, o como mucho dos veces, al día y que consumían pocas proteínas o vitaminas”.

El informe de la Alta Comisionada tiene un abordaje diferenciado de los derechos de las mujeres: “La falta de acceso a alimentos tiene un impacto especialmente adverso en las mujeres que son las principales encargadas y/o las jefas de familia, quienes se ven obligadas a dedicar un promedio de 10 horas al día a hacer filas para obtener comida. Fuentes locales reportaron algunos casos de mujeres que se vieron forzadas a intercambiar comida por sexo”.

También puedes leer: Bachelet pide disolver las FAES e investigar ejecuciones extrajudiciales

Bachelet también desmontó la retórica oficial sobre el recurrente incremento del salario para preservar el poder adquisitivo de los venezolanos. “A pesar de que el Gobierno ha decretado varios aumentos en el salario mínimo, su poder adquisitivo ha disminuido hasta el punto de que ya no se lo puede considerar como un salario de subsistencia. En abril de 2019, el salario mínimo, que ascendía al equivalente de unos siete dólares estadounidenses al mes, cubría únicamente el 4,7 por ciento de la canasta básica de alimentos”, indica el documento.

Las personas entrevistadas por el Acnudh explicaron que los ingresos mensuales de sus familias solo les permitían adquirir cuatro días de comida por mes. Y se suman los datos recabados por otros organismos de Naciones Unidas: “El Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura reportó que 3.7 millones de venezolanos/as se encuentran en estado de desnutrición y la ONG Caritas confirmó particularmente altos niveles de desnutrición entre niños/as y mujeres embarazadas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *