Exclusivas Proiuris, Nuestras, Reportes

Le falta carne al menú que ofrece el Programa de Alimentación Escolar

Ingrid Soto de Sanabria, jefa del servicio de nutrición del Hospital J.M de los Ríos, advirtió sobre la baja ingesta de proteínas de los niños en los colegios y las consecuencias de ello en el rendimiento escolar

Reporte Proiuris
Arturo Guillén

El Programa de Alimentación Escolar (PAE) no garantiza una nutrición adecuada para los 4.500.000 alumnos de 18.625 planteles públicos del país. Por ejemplo, arroz con caraotas (y más nada) fue el almuerzo en el Liceo Pedro Emilio Coll, el martes 6 de noviembre de 2018.

Generalmente la dieta se basa en carbohidratos: pasta sin salsa, arepa sin relleno. De vez en cuando aparece una fruta, como como mandarina o cambur. La carne – ya sea roja o blanca- escasea y muy pocas veces está incluida en el menú, afirmaron según representantes y directivos de varios planteles de los municipios Libertador y Chacao.

La representante de un alumno del Colegio Nacional Libertador esperaba en el patio del plantel a que la atendieran en dirección. Tenía los brazos cruzados y parecía impacientarse. La mujer, mientras aguardaba ser atendida, conversó acerca de la situación del PAE en esa institución. “A los estudiantes solo le dan almuerzo a las 12:00 pm y mayormente contiene arroz o pasta como el plato fuerte y a veces fruta”, aseguró. De acuerdo a un miembro de la directiva de la escuela, que pidió no ser identificado, dependen del contenido de la caja CLAP que le llega cada 15 días, en ocasiones con retraso.

Ingrid Soto de Sanabria, jefa del servicio de nutrición del JM de los Ríos, alertó acerca de la alimentación que están recibiendo los niños, niñas y adolescentes en los colegios. “Se debe tener una alimentación balanceada, tener todos los grupos de alimentos: proteína, carbohidratos y grasas y, aparentemente, en ninguna parte se está cumpliendo con ello”, aseveró.

También te puede interesar: 3,7 millones de venezolanos sufren de subalimentación

La nutricionista explicó que cada macronutriente (los que abastecen la mayor parte de la energía metabólica en el organismo, como los glúcidos, las proteínas y los lípidos) tiene efectos diferentes y que la proteína es la más importante en la aportación del crecimiento del niño. “El cuerpo usa la grasa y los carbohidratos para adquirir energía y las proteínas para, no solo el desarrollo, sino también en la reparación de tejidos, la formación de hormonas y el fortalecimiento del sistema inmunológico para defenderse de las infecciones”, sostuvo.

Las ventanas de la cocina desprovista del Colegio Nacional Libertador

La dieta ofrecida por el PAE se basa en carbohidratos y carece de la proteína necesaria para el sano desarrollo de los niños,  niñas y adolescentes, además que le priva de la ayuda que brinda en su concentración y la memoria para mejorar su desempeño académico. “Si no le están dando proteína y hierro, que son importantes para la memoria y la concentración, para habilidades mentales, entonces el niño no puede concentrarse, memorizar bien y su rendimiento en la escuela decae”, apuntó.

“Un escolar debe recibir tres raciones al día de carne de 30 gramos. Los granos, por ejemplo, tienen proteína, pero no es absorbida en su totalidad por el organismo. Para que lo absorba por completo, se debe acompañar con una bebida con alto contenido de vitamina C como la naranja, así sea para que asimile la poca proteína que posee”, sostuvo.

 Falta de agua, inasistencia y renuncias de profesores

Un estudiante con camisa azul se acercó a la dirección del liceo Pedro Emilio Coll y le preguntó a la mujer que la atendía si la profesora de orientación familiar y ciudadana había llegado para dar la clase. La señora levantó la mirada entre los documentos que revisaba sobre un escritorio y le pidió que le diera el nombre. El muchacho se lo dio y la mujer, de inmediato, negó con la cabeza. La respuesta fue tajante: “ella se retiró”. Era una de las tantas renuncias que la directiva de la institución ha tenido que firmar.

También te puede interesar: ONU: La subalimentación en Venezuela se cuadruplicó

A los minutos de esa conversación, uno de los miembros de la directiva se aproximó y habló acerca de algunos percances con el PAE en el plantel. El liceo comenzó a contar con un comedor en enero de 2018 y los problemas con el agua han perjudicado en muchas ocasiones la preparación del almuerzo para los alumnos. “No solo tenemos lo del agua, que en muchas instituciones educativas de la zona lo padecen, sino también la comida que le damos a los estudiantes: auyama, plátano y granos, eso nada más”, puntualizó.

El vocero del PAE en el plantel, Jean-Pierre Ramírez, en contraparte a lo expuesto por uno de los trabajadores, indicó que “el programa se implementa como se debe y no ha habido ningún problema”. Sin embargo, al preguntarle acerca de qué está compuesta la dieta, así como también sobre el agua, señaló: “Eso sí, a pesar de las dificultades de espacio, de la entrega de los alimentos y con el agua, hemos podido darle comida a los alumnos”.

En el liceo Urbaneja Achelpohl, debido a que es una institución priorizada, como lo aseguró una de los miembros de la directiva, sí les llega carne. “Hoy, por ejemplo, se les dio a los niños carne guisada en el almuerzo”, aseveró. No obstante, indicó que tienen una de las cocinas dañadas y por tanto, las cocineras han tenido más trabajo, hasta el punto de no poder ofrecerles almuerzo a los estudiantes durante algunos días.

Además, sostuvo que muchos de los alumnos, antes de ir al plantel, llaman para verificar si podrán servir comida ese día. “Si le decimos que no va a haber,  faltan a clases. La situación está muy dura y en sus casas no tienen para comer”, apuntó.

En esa institución a los niños y niñas de básica se les ofrece desayuno y almuerzo, mientras que los de secundaria, solo almuerzo.

El vigilante de la institución manifestó, mientras custodiaba la entrada de un vehículo en el portón de la entrada: “Soy chavista pero ¿cómo es posible que desde el gobierno digan que todo está bien cuando no es así? Fíjate, una de las cocinas está dañada y las cocineras no se dan abasto, cocinan hasta con las manos”, señaló.

En cifras oficiales

El ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, afirmó en septiembre de 2018 que 18.625 escuelas y alrededor de 4.500.000 de alumnos se beneficiarían del PAE. No obstante, no especificó el contenido de la dieta que los jóvenes consumirían, además de revelar, con la cifra dada, que 1.547 colegios perdieron el PAE entre los años 2016 y 2018. En 2016 el entonces ministro de educación Rodulfo Pérez dijo que había 20.172 planteles que suministraban el Programa de Alimentación Escolar.

Pancarta del presidente Nicolás Maduro cubriendo una de las ventanas, sin vidrio, de uno de los salones del Colegio Nacional Libertador

Istúriz también indicó que “más de 13.000 planteles” tienen los llamados conucos escolares en los que podrán “sembrar alimentos y que serán instalados en todas las instituciones”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *