Internacionales, Reportes

Niños venezolanos en Brasil son vulnerables a explotación y abuso sexual, advierte OIM

El equipo de trabajo de Unicef y la Organización Internacional de Migraciones entrevistó a 3.785 personas, entre mayo y junio de 2018, en las localidades de Pacaraima y Boa Vista, al  norte de Brasil

Arturo Guillén

Trabajar sin remuneración, amenazas de violencia física, separación familiar, secuestro, riesgo de violencia sexual, arreglos de matrimonio y propuestas monetarias para donación de sangre u órganos son algunas de los riesgos que corren muchos de los niños venezolanos que se vieron forzados a migrar con  sus padres al norte de Brasil.

Así lo señala un informe elaborado por la Organización Internacional de Migraciones (OIM) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) publicado este martes 3 de octubre, sobre la situación de niños, niñas y adolescentes venezolanos en Pacaraima, poblado de Brasil cercano a la frontera con Venezuela, y Boa Vista.

El equipo de trabajo de las dos agencias de las Naciones Unidas entrevistó a 3.785 adultos en ambas localidades, entre mayo y junio de 2018. Del total, 425 (11,2%) eran responsables de niños y adolescentes, quienes no necesariamente eran sus hijos. En el texto se indica que la información es referente a 726 niños y adolescentes, por lo que no representa el total del flujo migratorio venezolano en ese país.

También te puede interesar: El Estado violó derechos de 4.852 niños, niñas y adolescentes en 2017

“La información de los niños y adolescentes fue proporcionada por el adulto responsable que respondía cada encuesta, o por los niños y adolescentes cuando no se encontraban acompañados de un adulto”, se puntualiza en el informe.

Ambas agencias señalan que la principal actividad que los niños y adolescentes realizan en Brasil es de ayudantes de albañilería, jardinería y cocina. También se dedican a la venta ambulante, tareas de limpieza y mecánica.

En informe indica que 63,5% de los menores de edad de la muestra que tomaron para el estudio no asisten a la escuela y casi todos los adultos entrevistados aseguraron que los niños y adolescentes a quienes cuidan han comido de forma irregular desde su llegada al país amazónico.

 “Con este ejercicio se agregó una sección que persigue conocer características demográficas e identificar necesidades y vulnerabilidades de los niños, niñas y adolescentes (personas de 18 años y menos), contando para ello con el apoyo técnico y financiero de Unicef”, se lee en el documento.

Más de 100.000 venezolanos han ingresado a Brasil de acuerdo a las autoridades de ese país y solo el estado de Roraima ha totalizado 75.500 solicitudes de regularización desde 2015.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *