Reportes

El Estado violó derechos de 4.852 niños, niñas y adolescentes en 2017

En el informe “Somos Noticias 2017”, Cecodap y el Observatorio Venezolano de Violencia revelan que un niño muere cada ocho horas. Además, señalan que 205 menores de edad fallecieron por desnutrición y 207 por infecciones adquiridas en los hospitales
Erick González Caldea

El incumplimiento de las obligaciones del Estado venezolano para garantizar los derechos a la alimentación, la salud, la seguridad y la vida de los niños, niñas y adolescentes quedó registrado en 4.852 casos documentados en el informe “Somos Noticias 2017”, elaborado por el Centro Comunitario de Aprendizaje (Cecodap) y el Observatorio Venezolano de Violencia (OVV).

Carlos Trapani, coordinador del Cecodap, y Roberto Briceño León,  director del OVV, explicaron que el informe identifica 3.405 casos de violencia estructural (no recibieron atención sanitaria, acceso a la alimentación, ni acceso a la educación); en los  1.447 casos restantes los  niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de robo, extorsiones, secuestros, sufrieron heridas por armas de fuego y perdieron la vida por el desbordamiento de la criminalidad en el país y la ineficiencia del Estado para detenerla.

“Es claro que el Estado es el principal violador de los derechos de los niños, niñas y adolescentes. La emergencia humanitaria compleja, consecuencia de las políticas del gobierno de Nicolás Maduro, fue la principal causa de violencia”, señaló Trapanni.

Los expertos explicaron que hay cuatro hallazgos resaltantes: bajó la edad de las víctimas; la violencia delincuencial (menores de edad asesinados a manos de delincuentes) se mantuvo; la violencia por parte de funcionarios de seguridad aumentó y también se incrementó la violencia estructural.

También puedes leer: “Migración forzada separa a 4.444 niños y adolescentes de sus padres”

El informe señala que hubo 205 casos de muertes por desnutrición, registrados entre enero y diciembre de 2017; así como 207 fallecimientos por contaminación intrahospitalaria.

La mayoría de los casos de desnutrición corresponden a zonas con mayor población en situación de vulnerabilidad, cuyo acceso a las medicinas y alimentos, así como servicios de luz, agua y gas es precario.

“Las faltas de políticas gubernamentales causaron que aumenten las cifras alarmantemente. Urge que el Estado tome medidas para solventar la situación actual: negligencia, omisión e incompetencia de un Estado que, efectivamente, ha retrocedido en  materia de políticas sociales e incumple con sus deberes de protección a las víctimas”, enfatizó Trapanni.

Un niño asesinado cada ocho horas

“Cada día tres niños fallecen de forma violenta en el país. Cada ocho horas uno es asesinado”, aseguró el criminólogo Roberto Briceño León.

Briceño León informó que 1.134 niños, niñas y adolescentes fueron víctimas de homicidio en 2017. “Estas muertes representan una tasa de 99,7 adolescentes, entre 15 y 19 años, muertos por cada 100.000 habitantes. Se trata de una violencia que no tiene límites, afecta a niños y niñas y adolescentes en todos sus entornos de vida”, sostuvo Briceño León.

El director del OVV explicó que la edad de los niños asesinados cada vez es más baja. “Cada día vemos que niños más jóvenes son víctimas de asesinatos, tanto por delincuentes como por acción directa de funcionarios de seguridad, quienes registraron sus muertes como resistencias a la autoridad”, enfatizó.

Briceño León señaló que 108 niños y adolescentes fueron asesinados a manos de funcionarios de los cuerpos de seguridad del Estado durante 2017. “A los niños víctimas de la violencia homicida delictiva, también se les tiene que añadir las muertes ilegales por funcionarios policiales. En el registro que se hizo hay un niño de entre 5 y 9 años muerto por resistencia a la autoridad. ¿Es que los policías no puede someter a un niño de esa edad sin matarlo?”, cuestionó Briceño.

De la cifra total, 949 niños fueron asesinatos con armas de fuego. “Las muertes por arma de fuego representan el 90,3% de los casos en donde las víctimas son niños, niñas y adolescentes.  En esto no hay mayor diferencia con los homicidios en el país. Es preocupante que en el registro también aparezcan casos en donde las armas usadas fueron de materiales explosivos, como granadas”, analizó Briceño León.

El criminólogo alertó que entre los móviles de los homicidios de niños, niñas y adolescentes registrados en la prensa están los ajustes de cuenta, linchamientos y sicariato. “Más de la mitad de los homicidios fueron por ajustes de cuentas; ese término no es una categoría criminológica. Llama la atención que haya 21 casos por sicariatos y ocho casos por linchamientos. Estamos hablando de menores de edad que fueron linchados. Sociológicamente esto muestra el gran desorden social en cual se encuentra en el país”.

Para Briceño León el hambre,  la escasez de alimentos y medicinas, así como la falta de políticas públicas, generaron un crecimiento en la violencia contra los niños, niñas y adolescentes del  país. “El empobrecimiento de la población y el desmoronamiento de la justicia penal, consecuencia de una política equivocada, están generando más muertes. El Estado es el responsable de ejecutar planes para la prevención del delito y de los bienes, en este caso está fallando en la protección especial que demanda los niños”, concluyó.

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *