Nacionales, Reportes

Exigen a la OPS supervisar entrega de medicinas que llegan del exterior

Representantes del sector salud entregaron un documento al director de la Organización Panamericana de Salud, José Moya, en el que detallan la situación de emergencia humanitaria compleja que atraviesa Venezuela. La huelga de trabajadores suma 36 días y continúa indefinidamente

Reporte Proiuris | @Proiuris_VE  | IG: @Proiuris | Facebook: @ProiurisVE

Erick S. González Caldea

Moraima Hernández, presidenta de la Sociedad Médica de la Maternidad Concepción Palacios, incorporó un nuevo elemento al debate sobre la ayuda humanitaria procedente del exterior, que se requiere para paliar la crisis de la salud en Venezuela.  “Las medicinas llegan, pero no las suministran. A pesar de la corrupción, le exigimos a la Organización Panamericana de la Salud  que controlen la entrega de medicinas que donan desde su organización, porque, al final, no se las dan a los pacientes”, aseguró Hernández.

Desde la OPS solo se han recibido explicaciones sobre los procedimientos a seguir. Por ejemplo, en junio de 2018, cuando la directora de la organización, Carissa  Etienne, estuvo en Venezuela, dijo que solo si el gobierno venezolano lo autoriza se podría gestionar la ayuda internacional. En cualquier caso y siguiendo la denuncia de Moraima Hernández, la OPS debería garantizar que las medicinas que lleguen a Venezuela sean destinadas a quienes más las necesiten.

Francisco Valencia, presidente de la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida, agregó que el Ejecutivo realizó una compra de medicinas y reactivos por 83.000.000 de euros, pero no informó sobre la llegada de los fármacos, actualmente ausentes en las farmacias de alto costo del Seguro Social.

Precisó que Codevida ha registrado 11 muertes de pacientes trasplantados durante 2018. Además, aseguró que en lo que va del año ha habido 90 rechazos de órganos por falta de tratamiento.

 “Toda la población debe estar unida en esta situación devastadora”, dijo sobre la unión de todos los trabajadores del sector salud para exigir mejores condiciones laborales.


 

36 días en la calle

Un centenar de manifestantes, entre médicos, enfermeros, personas con patologías y varios ciudadanos solidarios, se concentraron en la Plaza Francia de Altamira, para subir hasta la delegación de la Organización Panamericana de la Salud en Venezuela. Con pancartas y consignas, el grupo transitó por la avenida San Juan Bosco hasta las inmediaciones de la sede de la organización.

El 25 de junio de 2018 inició el paro de enfermeras en 14 estados de Venezuela, 36 días después, la suspensión de actividades continúa. En ese contexto, un centenar de médicos, enfermeros, personas con patologías y varios ciudadanos solidarios, se concentraron en la Plaza Francia de Altamira, para marchar  por la avenida San Juan Bosco hasta la sede de la OPS, en la Sexta Avenida.


Los representantes de cada gremio fueron recibidos por el director  de la OPS en Venezuela, José Moya, a quien le entregaron el documento con la denuncia | Foto: Mikel Ferreira 

Freddy Ceballos, representante del sector Farmacéutico; Judely León, del gremio de Bioanalistas; Douglas León Natera, presidente de la Federación Venezolana de Médicos (FVM); Jaime Lorenzo, de Médicos Unidos de Venezuela; y Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, se reunieron con el representante de la OPS en Venezuela, José Moya.

Entregaron un documento, en el cual describen la situación de la emergencia humanitaria compleja que atraviesa Venezuela, específicamente en el sector salud: falta de insumos médicos en los centros de salud del país; deterioro progresivo de la infraestructura hospitalaria (cortes intermitentes de servicios de agua y luz); sueldos precarios; y amenazas contra el personal profesional, administrativo y obrero que exprese cualquier crítica al gobierno.

“El representante de la OPS, José Moya, nos aseguró que está pendiente y preocupado por la situación en el sector en Venezuela. Necesitamos respuestas y que se avoquen a denunciar la emergencia humanitaria compleja en la salud”, explicó Ana Rosario Contreras, presidente del Colegio de Enfermeras de Caracas.

Douglas León Natera, presidente de la FVM, señaló que la convocatoria de este lunes fue para elevar un  “SOS a la Organización Panamericana”, situación cuyo ente conoce de cerca, puesto que el 11 de junio de 2018, Carissa Etienne, presidenta de la OPS, visitó Venezuela y recomendó al Estado que solucionara la distribución de medicamentos de alto costo para aquellos que se tratan diferentes enfermedades y que erradicara las epidemias, que reaparecieron en los últimos tres años: sarampión, difteria y malaria.

Profesionales en la miseria

Una vez por semana y solo durante cuatro horas llega el agua al Hospital José Ignacio Baldó, asegura la médica Bárbara Delgado. El Algodonal no solo es su lugar de trabajo, sino también su casa, pues vive en una habitación que comparte con otros médicos residentes. Junto con los pacientes sufre la escasez de agua, la escasez de lo más esencial para brindar un buen servicio de salud.

Esta última quincena Delgado cobró 1.500.000 bolívares. “No compré nada. Dime tú ¿qué se puede comprar con esa cantidad?”, cuestionó la profesional oriunda del estado Guárico. Con 26 años de edad y un título universitario, tiene que vivir de sus padres, quienes regularmente les envían comida y dinero. El Algodonal no solo es su lugar de trabajo, sino también su casa, donde se queda a dormir en una de las residencias que comparten varios médicos.

Con 30 años de edad, Oriana Perdomo es médica residente en el área de Ginecología del hospital Materno Infantil de Caricuao. En la última quincena, cobro 1.200.000 bolívares, más un bono de 20.000.000 de bolívares. “Supuestamente, ese dinero vino de un retroactivo pasado. Pero eso no es fijo”, señaló.

Dolly García tiene 17 años de experiencia como enfermera. Es licenciada y actualmente trabaja en el hospital Pérez Carreño. En su última quincena cobro 5.000.000 bolívares. Un kilo de arroz y azúcar fue lo único que compró por los 15 días de trabajo en el hospital. “Gracias a Dios me llegó la bolsa, porque si no es así, no como”, sostuvo.

Tres trabajadores de salud, con tres historias diferentes, comparten una misma realidad: la precariedad. Los sueldos dignos que exigen los trabajadores de la salud, según Betty Acosta, representante del Colegio de Enfermera de Caracas, tiene que ser mayor al de los militares del país. “Necesitamos uno con el que se pueda cubrir la canasta básica alimentaria”, explicó.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *